Tenis

Un US Open un tanto agitado

Pasó el US Open y la gran sorpresa fueron sus ganadores: en varones, Del Potro debutó como campeón y en mujeres, Kim Clijsters se convirtió en la primera jugadora que se adjudica el torneo como wild-card. Sin embargo, ambos cuadros tuvieron ingredientes extras: en varones, Federer estuvo un tanto desconocido al intercambiar algunas palabras fuertes con el árbitro del partido, mientras que en mujeres Serena Williams se fue de lengua y quedó descalificada en semifinales.

¿Qué acaso no tienen reglas aquí?” fue el comentario iracundo de Federer luego de que Del potro demorara más de la cuenta en solicitar la revisión de un punto con el sistema “ojo de halcón”. Al suizo se lo vio enojado más de la cuenta y perdiendo su habitual calma con el árbitro del partido quien al pedirle que se calmara recibió como respuesta la siguiente frase: “No me digas que me calme. Cuando quiero hablar, hablo“. El incidente no pasó a mayores, aunque Federer estuvo bastante molesto por lo sucedido.

Serena Williams estuvo un tanto más excedida en su reclamo: “¡Te voy a matar!” fueron las palabras que según una jueza de línea, la campeona defensora le habría dicho después de que esta le señalara una falta de pie cuando estaba sacando. Serena quedó descalificada por el exceso verbal y su oponente, Kim Clijsters accedió de ese modo a la final. Tiempo después, Serena en conferencia de prensa le hizo honor a su nombre y se la vio mas serena. Dijo que por suerte le quedan algunos años de carrera y quiere aprender de los errores del pasado para no cometerlos en el futuro. El exabrupto le valió la descalificación a la final y la chance de defender el torneo.