Fútbol

Tres puntos vitales para el Real Madrid

Era ya sabido que la clasificación a los octavos de final de la Champions League para el Real Madrid no resultaría algo sencillo ni mucho menos. Sobre todo teniendo en cuenta los rivales de importancia que le tocaron dentro de su zona.

Por eso mismo, la visita a San Petersburgo, para enfrentar a ese florido y atrevido conjunto dirigido por Dick Advocaat, actual campeón de la Copa UEFA y dueño a una plantilla notable, era una parada riesgosa para los de Schuster. Por eso mismo, la victoria final de 1-2 contra el Zenit tiene que considerarse como un paso fundamental para llegar a la próxima instancia.

Todo comenzó de la mejor manera para los “merengues”. Iban tan sólo 4 minutos de partido y una internada por la banda derecha de Van der Vaart terminaría significando la primera conquista del Real Madrid. Su centro rasante fue conectado equívocamente hacia su propia meta por el eslovaco Hubocan, cuando Ruud Van Nistelrooy se aprestaba a definir. Cuesta arriba desde el inicio para los rusos, lo que no significó que no igualaran las acciones. Ahora le tocó el turno a la conexión deluxe que tienen en la ciudad del oeste soviético: Arshavin fue el ejecutor del pase de la muerte y Danny se encargó de madrugar a Heinze para decretar la igualdad.

Pero así no iba a terminar el primer período. Nuevamente cierta fortuna favoreció al Madrid, ya que un rebote fortuito en Puygrenier le quedó servido a, quien sino, Ruud Van Gol. El holandés jugada que tiene, jugada que convierte. Siempre ubicado en el lugar indicado y con el arma lista para disparar, el ariete no dudó y puso el que terminaría siendo el resultado final del partido.

De todos modos, hay que decir que un empate no hubiese sido para nada injusto. El Zenit hizo un gran trabajo en el segundo período, haciendo que Casillas, Pepe y hasta el poste se conviertan en responsables directos de la invulnerabilidad de la meta en esa parte del partido. No pudo ser para los de Advocaat, que al menos sonríen con el empate de la Juventus en tierras bielorrusas. Una victoria de la “Vecchia signora” ante el BATE los hubiese dejado al borde de la eliminación.