Fútbol

Suiza se despide de su Euro con dignidad

Ya sin oportunidades matemáticas que le permitieran posicionarse en la siguiente fase del máximo torneo continental de selecciones, los co-anfitriones suizos al menos querían regalarle una alegría a su afición. Y así fue. El combinado helvético consiguió despedirse de su propia copa con un triunfo ante Portugal (con muchos suplentes en su alineación) por 2-0 y, de esa manera, matizar un poco el dolor de la prematura eliminación.

Los de Scolari salieron al terreno de juego sin presiones, a sabiendas de que serían primeros de zona pase lo que pase y, a su vez, con muchas caras que le daban aire fresco a los habituales titulares. Por eso mismo, nombres como el de Raul Meireles, Nani, Veloso o Quaresma desde el inicio aseguraban el descanso para Deco, Cristiano Ronaldo o Joao Moutinho. Suiza también incluía algunos nombres alternativos, aunque mantenía buena parte de los que habían jugado hasta este entonces.

Si bien los suizos habían sido poco más en ese primer tiempo, el partido no vio su marcador abierto hasta el minuto 71, cuando el suizo de ascendencia turca Hakan Yakin consiguió darle la apertura al electrónico. El 1-0 premiaba a los locales, que habían sido algo más durante el encuentro. Ya sobre el final, los helvéticos, a través de un penalti marcado por el mismo Yakin, le pusieron cifras definitivas a un cotejo que sirvió como mero elemento decorativo.

Los suizos se pudieron despedir de su competencia con un sabor agridulce, ya que tal vez pudieron meterse en la siguiente fase. Los lusitanos, mientras tanto, esperan los cuartos de final, donde tendrán que medirse ni más ni menos que con los poderosos alemanes, un conjunto de juego insípido pero que muestra una competitividad notable en los cruces de eliminación directa. Todo se sabrá dentro de algunos días. Lo cierto es que Scolari pretende dar el golpe antes de irse al Chelsea.