Fútbol

¿Sirve el sistema de descenso por promedio?

Establecer quien es el mejor y quien es el peor es una tarea difícil en cualquier ámbito. Pero cuando se trata de una competencia deportiva, con un sistema de puntuación, las cosas deberían facilitarse. Parece que eso no es lo que sucede en el futbol argentino, donde el sistema de descenso de una categoría a otra admite la posibilidad de que equipos con un muy magro desempeño deportivo no desciendan. A continuación las contras del sistema de descensos argentino.

A diferencia de muchas ligas del mundo donde se juega una liga que abarca toda la temporada, en Argentina la temporada de futbol cuenta con dos torneos en forma de liga, apertura y clausura. Pese a esta diferencia, el sistema de descenso que rige en la mayoría de las ligas del mundo (los últimos puestos indican quienes descienden) podría aplicarse de la misma forma haciendo la sumatoria de puntos de ambos torneos. Sin embargo, eso no sucede. En Argentina, el sistema de descenso lo marcan los promedios (sumatoria de puntos de las últimas tres temporadas dividido la cantidad de partidos disputados).

Dicho sistema admite muchísimos cuestionamientos, sobre todo a partir de que permite que muchos equipos de mal presente deportivo mantengan la categoría a costas de otros que la pierden, tal vez, sin merecerlo del todo.

Algunos ejemplos. Al finalizar la temporada 2003/2004 Talleres de Córdoba había acumulado en los dos torneos 59 puntos, que le permitían acceder a la Copa Sudamericana que se iba a disputar en la segunda mitad del 2004, no obstante, el promedio que arrastraba era tan bajo, que descendió pese a haber logrado la clasificación a una copa internacional.

En la actualidad, River Plate, tras dos años de muy malos rendimientos, está en zona de descenso directo, aunque hasta el domingo era el puntero del campeonato (actualmente se encuentra quinto, con 10 puntos, a 2 de los líderes Velez y Arsenal). El mismo sistema que en una época iba a permitir que los grandes no descendieran nunca, ahora hace que un grande arrastre sus malos años cuando comienza a levantar el nivel.

Seguramente todo sistema para determinar ascensos y descensos tenga sus defectos, pero no hay duda de que el sistema de promedios deja esos defectos muy en evidencia.

Usted, estimado lector, ¿qué opinión tiene al respecto? ¿Considera más apto algún otro sistema para determinar los descensos? El debate está abierto, enriquezcámoslo.

Imagen:

  • Indignado

    El haber adoptado este sistema (quién habrá sido el genio que lo diseñó?) fue una estupidez como todo lo que hacemos (quienes habrán sido los genios que lo aprobaron?) por eso nos lo merecemos.