Fútbol

Shakhtar Donetsk campeón de la Copa UEFA

Una nueva final de Copa UEFA se disputaba en Estambul y la jugaban el Shakhtar Donetsk ucraniano y el Werder Bremen alemán.

¿Final atípica para un certamen como este? Tal vez. Pero lo cierto es que ambos equipos habían certificado en las rondas previas que su calidad de “recién llegados desde la Champions” los ponía en condición de candidatos, algo que demostraron con juego y tezón. Por un lado, un equipo con espíritu del oriente europeo en su carrocería pero conducción alegremente brasileña; por el otro, férrea disciplina táctica, lucha y organización, pero sin su arma letal: el brasileño Diego, la gran figura que había tenido este certamen.

El Shakhtar comenzó dominando las acciones y también el marcador. Por intermedio de sus brasileños de buen pie (Ilsinho, William, Luiz Adriano, Jadson y, sobre todo, Fernandinho), los mineros ucranianos consiguieron vulnerar a un equipo repleto de bajas. Así es como comenzó ganando el partido por intermedio de Luiz Adriano, aunque otro compatriota suyo, el bueno de Naldo, igualó con un libre directo. Pyatov, portero de los de camiseta naranja, fue tan responsable de la conquista como el “veneno” que traía la trayectoria del balón. Y así se fue el primer acto.

Los minutos finales de esa etapa inicial habían sido de pleno dominio del Shakhtar, que trató de profundizar en esos minutos del comienzo del segundo período. Pero el partido poco a poco se fue diluyendo, la lucha primó por sobre el juego y los nervios nublaron la vista. El Werder tenía como única arma de ataque los balones largos a Claudio Pizarro y el jogo bonito de los hombres de arriba de los ucranianos se iba difuminando con el correr de los minutos. La prórroga era cuestión de tiempo, nomás.

Y ya se sabe lo que puede pasar en esos minutos: cualquier cosa. Las piernas no responden, la cabeza tampoco. Queda el corazón para ir al frente y hacer todo lo posible para que el partido no llegue a la fatídica definición de los penaltis. Y, allí, en esa instancia del tiempo extra, fue el Shakhtar quien tuvo una luz de ventaja. Había hecho más por ganar el partido y había exhibido más recursos, algo que se terminó coronando en un gol de Jadson a centro de Srna, uno de los mejores del partido. Poco podría hacer el Werder en los minutos que quedaban. Sin su arma clave estaban fuera de combate y no quedó otra que esperar a que Medina Cantalejo dictaminara el final del juego. La última Copa UEFA (cambiará de nombre y formato durante la próxima temporada) se quedó en Ucrania. El equipo conducido por un viejo zorro en esto del fútbol, Mircea Lucescu, hizo historia sobre el césped turco del Sukru Saracoglu.