Fútbol

Sentimientos encontrados en la jornada de UEFA

Comenzó la marcha de los equipos españoles en la fase de grupos de la Copa de la UEFA y, la verdad, no lo hicieron de la mejor manera, con excepción del Sevilla. Los dos equipos que tenían desplazamientos fuera de su estadio (recordemos que el Valencia quedaba libre en esta primera jornada) no pudieron traerse ningún punto y cayeron en su sendos enfrentamientos, complicándose su futuro en un formato extraño y en el que es vital tratar de sumar algún punto fuera de casa.

El Deportivo La Coruña tenía un difícil partido en casa del CSKA de Moscú. Siempre es complicado jugar en Rusia y mucho más contra un equipo que tiene plantilla de Champions. El brasileño Vagner Love estuvo intratable (sirvió en bandeja el segundo y marcó el tercero), el juvenil ruso Dzagoev se anotó por duplicado en el marcador y el eximio lateral izquierdo Zhirkov dejó un surco por su costado. Así, los de Lotina sucumbieron por un contundente 3-0 en el que, acaso, es el partido en que menos opciones de puntuar tenían.

Tampoco el Racing de Santander tuvo mejor suerte en su periplo holandés. Viajó hasta los Países Bajos para medirse con el FC Twente y se trajo una derrota. Los de Muñíz fueron superados con claridad en un partido donde, al menos, un empate se veía como vital para las aspiraciones cántabras. Hay que recordar que el Racing todavía tiene que medirse contra el Manchester City, el PSG y el Schalke 04. Panorama oscurísimo, donde los partidos disputados en El Sardinero serán fundamentales para las aspiraciones racinguistas.

El que sí no tuvo demasiados dramas fue el Sevilla. Todo un experto en esta competición, le bastó al equipo de Manolo Jiménez una ráfaga de inspiración para sentenciar el cotejo. A los 15 y 16 minutos de la primera etapa, marcaron Romaric y Renato, dejando en un triz el partido resuelto. El Stuttgart alemán, uno de los mejores conjuntos de la Bundesliga, no pudo hacer nada para revertir la historia y se volvió a su casa con una merecida derrota. Paso importante para los de Nervión, que todavía tienen que medirse con la Sampdoria, el Standard Lieja y el Partizán de Belgrado.