Otros Deportes

Segundos afuera!!!

Mosley

El hecho de tomarse a golpes de puño entre dos personas, es sin lugar a duda una de las situaciones más antiguas de nuestra calidad humana. El pelearse con un similar es, y ha sido muchas veces, el método más aberrante de dirimir una diferencia de pareceres o de pensamiento. Desde mucho antes de Cristo, existen documentos que relatan la práctica de tomarse a golpe de puño entre dos contrincantes, respetando ciertas reglas.

A lo largo del tiempo esas reglas y las técnicas han ido cambiado, pero siempre manteniendo la misma dinámica: acertarle al otro la mayor cantidad de golpes y a la vez evitar ser golpeado. En lo personal, no me cae muy bien la idea que un deporte se base en esas premisas por más que existan reglas adecuadas para ello.

Por otro lado no puedo dejar de admirar a las personas que valientemente se suben a un ring a disputar una competencia boxística, sabiendo que posiblemente deberán golpear con más precisión y con más fuerza a su adversario si no quieren caer rápidamente a la lona, como se dice habitualmente en la jerga.

No podemos olvidar a los grandes luchadores de este deporte y por mencionar algunos cito por ejemplo a: Mohammad Ali, George Foreman, Larry Holmes, Joe Frazier, Evander Holyfield, Lennox Lewis, Mike Tyson entre otros.

Como todo deporte existen reglas claras para la competencia del boxeo, reglas técnicas y reglas de equipamiento para los deportistas que en próximas entregas iremos compartiendo. Es importante destacar que a pesar de no sentir mucha atracción por la práctica de ese deporte, soy consciente que en muchos casos éste (al igual que otros) han sido de gran ayuda en el momento de recuperar a jóvenes en situación de vulnerabilidad social, rescatándolos de las calles y brindándoles mejores oportunidades en su vida.

Entonces, y a pesar de todo lo grotesco que pueda parecerme este deporte, teniendo en cuenta que con su práctica se ha logrado llevar adelante alguna de estas tareas, he de mencionar que desde lo más profundo de mi ser debo aceptarlo. Porque por encima de todo, está la preservación de la condición de ser humano y de luchar por una sociedad con más oportunidades para todos.

Imagen: soloboxeo.com