Fútbol

Salvador Cabañas, un delantero que apunta a Europa

Todos los que lo han visto jugar estos últimos años en el América de México no dudan en pensar una cosa: resulta, cuanto menos, extraño que Salvador Cabañas no esté jugando en Europa aún. La enorme cantidad de goles que lleva anotados, su velocidad, su capacidad para jugar solo en ataque si hace falta y la imponente potencia física son sus armas destacadas. Mientras tanto, el paraguayo sigue haciendo de las suyas en las semifinales de la Copa Libertadores.

Salvador nació en Paraguay allá por 1980, lo que indica que tiene 28 años, una edad que suele ser indicada por muchos como la de la “madurez futbolística”. El club que lo esté adquiriendo se llevaría un goleador en plena forma, a pesar de ser conocido como el “Gordo” y parecerse más a Ronaldo que a Robinho en cuanto contextura física, y no tendría que esperar períodos de aclimatación ni nada por el estilo.

Cabañas comenzó su carrera en el Audax Italiano chileno, para luego saltar a los Jaguares de Chiapas, club mexicano donde comenzó a cobrar una relevancia mucho mayor. Su salto al América mexicano terminó siendo decisivo para que muchos equipos posen los ojos sobre él. Pero, al parecer, el importante equipo mexicano ya rechazó una oferta de 15 millones por su jugador más notorio, goleador y alma mater de las “Águilas”.

Tal vez muchos desconfíen de su apariencia física y su avanzada edad para llegar a Europa. Pero, sin duda alguna, Salvador Cabañas está demostrando en todo momento ser un jugador más que apto para el contexto europeo. Su pique demoledor, su velocidad que lo hace parecer un toro cuando encara las defensas y su definición atroz (no necesita de muchas oportunidades de gol para anotar) de seguro harán que pronto termine en un equipo mucho más relevante. A seguirle la pista a Salvador Cabañas.

 

  • http://www.metroflog.com/amer_y_ya omar

    ps la neta salvador tienes q estar en europa la verdd
    es un jugador q juegoa super asi esq piensele en yevarselo a europa a y arriva el maerik