Fútbol

Rubin Kazan campeón de la Premier Rusa

Kazan es una importante ciudad del centro ruso, situada al margen del río Volga y poblada por poco más de 1 millón de habitantes. Pero a los atractivos que puede tener esa ciudad, donde convergen una gran cantidad de pobladores de diversas latitudes cercanas, ahora se la añade uno más: es la cuna del nuevo campeón de la Premier Rusa, del Rubin Kazan, el segundo equipo por fuera de Moscú (después del Zenit, claro) en hacerse con dicha competición. Casi nada.

No fue fácil para los de Tartaristán el hecho de lograr este campeonato, aunque los números digan que faltando tres jornadas para la finalización le lleva 10 unidades de ventaja a su seguidor, el poderoso CSKA. Pero también hay que decir que varias circunstancias se dieron a su favor para que el saldo finalmente sea positivo: sus rivales directos en este campeonato no comenzaron bien el certamen, todo lo contrario que Rubin, que se valió en su excelente arranque para sustentar luego su candidatura.

De todos modos, el día llegó. El CSKA pinchó contra su clásico rival, el Spartak y entonces todo estaba servido en bandeja para que el Rubin Kazan se consagrara lejos de casa, enfrentando al Saturn. Comenzaron perdiendo, pero Adamov logró la igualdad transitoria. Y sobre el final llegó la algarabía: Sabo Milosevic marcaba el tanto que los convertía en campeones por primera vez en su historia. Y pensar que hará cosa de seis años atrás estaban todavía en la segunda división.

Así, con una plantilla bastante cosmopolita (bien al estilo de los equipos rusos en estos últimos años), pero con un presupuesto ostensiblemente menor que de otros monstruos del este, el Rubin logró su primer título. Además de Sergei Semak, alma mater del conjunto, también hay nombres como los de los turcos Hasan Kabze y Gokdeniz Karadeniz, el argentino Ansaldi, el ecuatoriano Noboa o el citado Milosevic, quien será recordado seguramente en la historia por haber sido el encargado de decretar el gol de la consagración. Enhorabuena para ellos.