Fútbol

Ronaldinho es jugador del Milan

Finalmente el nuevo destino del astro brasileño llegó. Mucho se especuló sobre donde podría llegar a recalar Ronaldinho durante los últimos -tirantes- tiempos en el Fútbol Club Barcelona y ahora resulta que terminará en el club que primero se interesó en él ante una posible salida. El Milan será la nueva casa de Dinho y todo el mundo estará apuntando las miradas hacia la posible resurrección futbolística de un hombre con un talento enorme, aunque sus últimas participaciones no habían sido justamente destacadas.

Lo que podía presentarse como una puja intensa entre la entidad protegida por Berlusconi y el Manchester City, equipo que había presentado la oferta más sustanciosa hasta el momento, terminó siendo una decisión sencilla. Ni más ni menos que la que tomó el jugador: a pesar de que el dinero que percibiría en el City sería superior, asímismo que la cantidad que le quedaría libre al Barça, el crack brasileño optó por hacer las maletas rumbo a un objetivo deportivo mucho más atrayente.

El coste final de la operación terminó cercano a los 21 millones de euros, cantidad que podría ampliarse en 4 millones más si el conjunto “rossonero” consigue la clasificación a la Champions League. La ficha anual que percibirá Ronaldinho en su estadía milanista será de 3,5 millones. Lo cierto es que el mismo jugador ha resignado ciertas pretenciones por optar por un equipo que le resultara más interesante, algo a lo que “Txiki” Beguiristain como así tampoco Laporta pusieron trabas. La oferta del sospechado magnate tailandés Shinawatra, director económico del Manchester City, se elevaba hasta los 32 millones de euros.

También se ha reconocido al diario Marca que Ronaldinho renunció al 15 por ciento del coste total del traspaso que le correspondía con tal de poder jugar junto a un amigo suyo como Kaká y otra de las promesas brasileñas en ciernes, Alexandre Pato. Lo cierto es que Dinho ya piensa en un futuro lejos de Barcelona y con la posibilidad certera de disputar los Juegos Olímpicos a corto plazo, lo que supone será el comienzo de la puesta a punto del astro gaúcho. ¿Volverá Dinho a maravillar a propios y extraños pero ahora desde el San Siro? Vaya uno a saber. La calidad del hombre es innegociable y el talento imperecedero. Hace falta saber si su grado de compromiso será el mismo que a los comienzos de la era Rijkaard o similar al de las últimas épocas.