Tenis

Roger Federer es campeón en Wimbledon y número 1

Parece que ya no quedan metas por alcanzar. La repisa de trofeos ya no tiene lugar para algún otro lauro más. Roger Federer solamente puede superarse a si mismo de ahora en más. La edición 2009 de Wimbledon lo ha visto campeón una vez más y el interrogante está planteado: ¿Qué otro record puede romper este tenista suizo que parece alcanzar cualquier meta que se ponga?

Un quinto set prácticamente interminable puso fin a las esperanzas de Andy Roddick de consagrarse campeón de Wimbledon… una vez más. Por tercera vez en su carrera el gran sacador oriundo de Nebraska ve quebrantada su ilusión de alzarse con el trofeo de campeón en el All England. Y al igual que en 2005 y 2006 el verdugo es el mismo: Roger Federer.

5-7, 7-6(6), 7-6(5), 3-6, 16-14 fue el resultado final de esta maratónica final de 4 horas y cuarto de juego. Los números del marcador final lo dicen todo: Federer ganó, pero fue muy pequeño el margen de superioridad con el que se impuso sobre Roddick. Basta pensar que solamente logró quebrar el saque de Roddick en un solo game a lo largo de todo el partido. Pero eso poco importa, porque si Federer ganó con tenis lo hizo con su mejor tenis y si ganó con suerte lo hizo con la suerte del campeón. Pero no la de cualquier campeón, sino la de aquel que está marcado para hacer historia entre los grandes y poner su nombre en lo más alto.

Federer se erige campeón de Wimbledon una vez más, para ser específico, por sexta vez en su carrera, siendo las 5 consagraciones anteriores consecutivas entre 2003 y 2007. El público de la catedral lo aplaudió de pie, pero el estruendo de las palmas era poco reconocimiento para este gigante suizo que corona así una carrera suprema con 15 Grand slams en su vitrina. Por eso, para que el aplauso tuviera el glamour que se merece un ídolo de estas magnitudes, en los palcos estaban los más grandes de todos los tiempos, viendo como el nuevo número 1 del mundo hacía historia: Sampras, Borg y Laver veían como sus enormes logros como jugadores son apenas una fracción de lo que ya ha obtenido Federer. Y en sus aplausos no había envidia, sino el más grato reconocimiento a un ser que con la raqueta sabe hacer algo que nadie más sabe hacer: ganar absolutamente todo y mucho más.

Roger Federer es el nuevo campeón de Wimbledon, el torneo que corona a los más grandes de todos los tiempos. Y por eso, el logro más grande que Roger se lleva a su casa no es el trofeo del campeonato, sino haber recuperado la posición que tan bien le sienta en el ranking: el número 1.