Fútbol

Robinho da la sorpresa y jugará en el City

Mucho se especuló en que quedaría finalmente la tambaleante situación de Robinho en el Real Madrid. El jugador ya lo había anunciado: no se sentía a gusto en la entidad merengue, se sentía desplazado en su protagonismo y ni siquiera lo suficientemente mimado por el entorno del club.

Por esta misma razón, había esgrimido que quería irse ya al Chelsea. Pero, sorpresivamente, su destino final es otra ciudad inglesa. Cambió Londres por Manchester. Y no precisamente para vestir los colores del United, sino para unirse a las filas de su más acérrimo rival, el Manchester City, que a fuerza de talonario quiere constituirse en la gran revelación inglesa de la temporada.

Mientras todo el mundo pensaba que las opciones eran dos (o aceptaba los petrodólares de Abramovich o se quedaba en Madrid), durante el día se comenzó a barajar una posible llegada al City, hecho que comenzó a sonar cada vez más fuerte hasta convertirse en realidad. Después de la marcha del turbio Shinawatra, quedando el club en propiedad de un grupo de los Emiratos Árabes (más petrodólares…), la apuesta fue muchísimo más fuerte aún. Además de la llegada de jugadores como el brasileño Jo o el argentino Pablo Zabaleta, el golpe fuerte de los eternos segundones de Manchester ahora es el brasileño, que será la cara visible y máxima estrella del conjunto que históricamente ha sido el más popular en la ciudad mancuniana, al menos hasta que el United se hiciera conocido en el mundo entero, Sir Alex Ferguson mediante. La cifra definitiva del traspaso está entre los 40 y 42 millones de euros.

Por otra parte, hubo mucha acción en diferentes apartados de los traspasos en la liga española. Una de las especulaciones era donde terminaría jugando Diego Milito. Luego de una serie de desaveniencias y problemas, que incluyeron el envío del contrato por medio de una ventana abierta en la federación italiana, el ariete del Zaragoza volverá al club que lo vio hacerse estrella en Europa: el Genoa. Por otra parte, los maños ficharon a Jorge Lopez y dearon ir a Luccin con la carta de libertad al Racing de Santander. También el nombre de un jugador del Zaragoza estuvo en danza hasta último momento. Se trata de Sergio García, quien finalmente jugará en primera división y con la camiseta del Betis. Se ve que los de Sevilla hicieron uso del dinero fresco que quedó en sus arcas por la venta de Rafael Sobis al fútbol árabe y se quedaron con el internacional español.

Fue una jornada de idas y vueltas, rumores, posibilidades, especulaciones y fichajes que quedará para el recuerdo como el día en que Robinho se fue del Madrid, dejó la plantilla desequilibrada y sin la posibilidad de fichar otro jugador, por estar muy cerca del cierre del libro de pases. Es que Calderón y Mijatovic intentaron hasta último momento hacerse con los servicios del “Guaje” Villa, pero el Valencia se negó rotundamente a negociar (¡también el City lo pretendía!). Las plantillas ya están cerradas y ahora sólo resta jugar.