Fútbol

¿Por qué se eligen sedes "exóticas" para los mundiales?

No es novedad que el Mundial se juegue en países con poca tradición futbolística. Desde Estados Unidos ’94 a la actualidad, algunos países donde el futbol no es el deporte principal han sido elegidos para ser sede de este prestigioso evento deportivo, ¿por qué? Te cuento algunas curiosidades que pueden responder esta pregunta.

Si miramos desde el ’90 hacia atrás será difícil encontrar mundiales que se hayan jugado en países sin gran tradición futbolística. Podríamos citar al ejemplo de Suiza y Suecia, organizadores de los mundiales ’54 y ’58, como los casos más “extraños”, pero lo cierto es que luego del ’90 hubo grandes sorpresas: Estados Unidos, Corea y Japón Sudáfrica y, en un futuro, Rusia y Qatar.

Evidentemente hay una política deportiva de llevar el mundial hacia territorios un tanto ajenos al futbol. ¿Solamente para hacer más popular al deporte más popular del mundo? No, en absoluto. Para entender porque se elige a estos países hay que entender cuáles son las consecuencias de organizar un mundial en un país donde el futbol no es la atracción deportiva principal. Ser sede de un mundial implica tener la infraestructura que ello implica: estadios, hotelería, seguridad, buenas conexiones entre las ciudades… Muchas cosas de las que estas sedes carecen. Recordemos sino como en Estados Unidos muchos partidos del mundial ’94 se jugaron en estadios de futbol americano “remodelados” para la ocasión o como en Corea y Japón nos maravillábamos con los modernos estadios que habían sido construidos para la ocasión.

El secreto es que organizar un mundial conlleva una gran inversión, pero la garantía de que esa inversión se recupera y que hay un interesante margen de ganancia (se estima que un mundial engrosa el Producto Bruto Interno en un 3%). No solo eso: las mejores en materia e infraestructura (hotelería, estadios, caminos…) quedan hasta luego de haber transcurrido el mundial y como si fuera poco el país organizador se posiciona de mejor forma en el mundo entero a la hora de demostrar su capacidad organizativa.

¿Por qué Qatar organizará el mundial 2022 cuando nunca clasificó con anterioridad para una Copa del Mundo? Porque tiene los capitales suficientes como para generar un enorme negocio de construcción de estadios, además de ser un destino exótico donde nunca se jugó la Copa del Mundo (será la primera vez que el Mundial se juegue en Oriente medio).

¿Es esto justo para el deporte? Eso queda a criterio de cada futbolero. De seguro hay quienes encuentren atractivo el que un mundial se dispute en estas “exóticas” sedes, hay quienes preferirán que el mundial se juegue en donde el futbol es pasión todos los fines de semana y no solamente cada cuatro años. Afortunadamente para los segundos, la próxima cita mundialista será la de Brasil 2014, pero luego, habrá que esperar y bastante para volver a ver un mundial en una sede tradicionalmente futbolera.

Ustedes, estimados lectores, ¿Qué opinan al respecto? Si hubiesen elegido alguna otra sede de las candidatas para los mundiales ¿Cuáles hubieran sido? Yo por mi parte me sincero y reconozco que prefiero ver futbol donde el futbol es tradición y no un espectáculo exótico y hubiese preferido cualquiera de las candidaturas europeas (Inglaterra, Holanda y Bélgica, España y Portugal) antes que la de Rusia y en el caso de la elección de 2022, en donde el país con más tradición futbolera era Estados Unidos (también eran candidatas Japón, Australia y Corea), ¡sinceramente no sé qué hubiera preferido!