Equipamiento

Peligra el Mundial para Alonso

piña

Nada pudo salir peor para Fernando Alonso en el GP de Japón. La ley de Murphy, todo lo que pudo salir mal, salió. Se retiró después de un incidente con Kimi Raikkonen en la primera curva y Sebastian Vettel redujo a la nada, cuatro puntos, la diferencia en pos de la lucha por el título. Ganó el alemán de Red Bull, su segundo triunfo consecutivo, y el Mundial queda en un empate técnico a sólo cinco carreras de la conclusión.

Alonso salía sexto y su actuación en Suzuka apenas duró unos quinientos metros. Pinchó la rueda trasera izquierda del Ferrari tras colisionar con Kimi y el español salió despedido hacia la arena. Pese a que intentó entrar en pista, la rueda pinchada se lo impidió, fuera de carrera y a pensar ya en Corea.

Mala suerte del español, que abandona por segunda vez en esta temporada después del tremendo accidente de Bélgica (Spa) en colisión con Grosjean.

Vettel, el gran beneficiado

Vettel salió el primero y, gracias a las mejoras del Red Bull en este tramo final de la temporada, ganó sin despeinarse. De principio a fin. Ha recortado la distancia con Alonso y es de nuevo un claro aspirante al título que parecía que se le escapaba hace apenas cuatro carreras.

Massa y Kobayashi también brillan

La carrera puso en valor a Felipe Massa, que partió undécimo y acabó segundo en una magnífica remontada. Consiguió su primer podio después de dos años y 35 carreras. También subió al cajón, por primera vez en su vida, el japonés Kobayashi. Lo hizo para satisfacción de los miles de nipones presentes en Suzuka.