Tenis

Nadal reconoce que no está en su mejor momento

Nadal reconoce que no está en su mejor momento

Tras más de medio año fuera de las competencias u del juego activo, es natural que la falta de entrenamiento y fogueo pasen la factura… y ese ha sido el caso de nuestro mayor tenista: Rafa Nadal. Y él mismo lo reconoce: está fuera de su nivel de competencia, y su cuerpo y su raqueta apenas se aclimatan a las exigencias que se deben al segundo mejor tenista del mundo.

Rafa Nadal ha realizado algunas declaraciones tras los resultados adversos que viene padeciendo desde su regreso del retiro forzado. Sabe que los logros del pasado no van a allanarle un terreno más fácil en el futuro.

Nadal ha reconocido que no se hacía grandes expectativas ante los resultados tras siete meses de ausencia, y asegura que era “ilógico” creer que saldría avante ante jugadores de primer nivel. Sin embargo, agradece el cariño de su afición, y se sabe en la senda para recuperar el terreno perdido.

Ha dicho Nadal: “Los resultados no cambian. Han sido mucho mejores de lo que habría soñado, pero tampoco pensaba que las cosas me irían mal. Probablemente dejé de jugar en uno de los mejores momentos de mi carrera, por lo que pensaba que olvidarme de jugar al tenis no se me había olvidado en siete meses”, dijo el tenista a Europa Press en una entrevista durante la PokerStars Casino Gran Madrid Poker Room.

Nadal ha dado cuenta de su estado físico y de su recuperación: “Las rodillas me siguen molestando y no es agradable, pero las cosas a nivel de resultados van de manera impecable, no nos podemos engañar”.

 

Desde luego, Rafa Nadal tiene bien claro el cariño de sus seguidores: “Es de agradecer a todos lo que este tiempo han estado a mi lado apoyando y también desde la distancia con mensajes a ‘Facebook’, ‘Twitter’ o a mi teléfono personal, porque ha habido realmente un momento en el que uno puede caer en el desánimo y sentir el cariño de toda esa gente te hace sentir energía positiva y motivarte a la hora de trabajar”.

Y es que todos quisiéramos vernos como Rafa Nadal.