Tenis

Murray acaba con 77 años sin triunfos británicos en Winbledon

fotomurray

El escocés Andy Murray, tras tres horas de partido ante Novak Djokovic, ganó en Winbledon (6-4, 7-5 y 6-4) y acabó así con el maleficio que sufrían los tenistas británicos en su torneo, que no lograban vencer en el All England Club desde que lo hizo Fred Perry en 1936.

Murray ha sabido jugar un torneo en el que se ha visto favorecido por las inesperadas derrotas de Roger Federer y Rafa Nadal y ganar a un errático Djokovic en la final. Tan sólo el español Fernando Verdasco, que le ganó los dos primeros sets al escocés en el partido de cuartos de final, le ocasionó serios problemas que a punto estuvieron de truncar el sueño de todo el público británico.

Djokovic, descentrado

En la final logró sobreponerse a la responsabilidad y plantar cara a un Novak Djokovic fatigado por su semifinal de más de cinco horas contra Juan Martín del Potro. El escocés apretó con su derecha a las líneas y el serbio le respondió con la búsqueda de su revés para ofrecer un duelo competitivo y equilibrado que se solucionó cuando el balcánico sumó demasiados errores no forzados y falló casi la mitad de sus golpes en la red.

Pero además el escocés contó con los enfados de Djokovic con el árbitro en esas ajustadas bolas a los rincones del británico. El serbio acabó descentrado viendo que la final se le escapaba.

Recuperar el orgullo

En esta ocasión el número 2 del mundo superó al número 1, pero el triunfo supuso más una línea en la leyenda que un simple Ggrand Slam. Han sido 77 años en el que los aficionados británicos no veían ganar a uno de los suyos en la cuna del tenis. Andy Murray les ha devuelto el orgullo, mucho más que ganar un torneo de tenis. Desde ahora, el golf, el deporte de los campesinos escoceses, compartirá preferencias con el tenis tras la gesta de Murray.