Fútbol

Manchester City, el segundón que quiere despertar

Fundado en 1880, el Manchester City siempre se ha destacado históricamente por ser el club más popular de la ciudad del norte inglés… hasta que irrumpió en escena la senda ganadora del Manchester United, su vecino de toda la vida, y le quitó el cetro de popularidad que detentaba orgullosamente.

Teñido por ese espectro de segundones (están muy lejos en logros obtenidos con respecto a su máximor ival), el City tiene ese aura de club querible, seguido y segundón que también poseen el Atlético de Madrid, el Everton o Gimnasia y Esgrima de La Plata, por citar alguno de tantos ejemplos. Pero ahora parece que la historia quiere cambiar poco a poco. Los petrodólares parecen ser la clave de la cuestión en este proceso de transformación que está dispuesta a vivir la institución que hace las veces de local en el City of Manchester.

La irrupción del dinero del grupo inversor encabezado por el magnate de los Emiratos Árabes Unidos Sulaiman Al Fahim, parece que dará -o al menos intentará- dar un tour de force al magro presente deportivo que el club mancuniano posee. Los años dorados, aquellos a finales de los 60s y principios de los 70s, los días de Joe Mercer y compañía, ya tienen color sepia en las fotos y nadie quiere saber más nada de ellos. Y mucho menos cuando los vecinos de al lado cuentan los títulos por decenas y los exhiben ante su concurrencia. Por eso mismo, el primer paso parece estar dado. Ya lo dijo la cúpula de mandatarios que tomó las riendas del club en reemplazo del siniestro Thaksin Shinawatra (inculpado de múltiples delitos en su Tailandia natal, donde fue Primer Ministro y derrocado posteriormente): “queremos que el City sea el club más grande del mundo, más grande que el United y el Real Madrid”. Por eso mismo, el fichaje de Robinho parece ser el punto de partida.

La operación de Robinho, esa que incluye 42 millones de euros por el traspaso, cinco temporadas, seis millones por cada una de ellas y se hizo a último momento (¿Qué hubiese sucedido si tomaban la conducción algunos días antes?), parece ser la punta de lanza de un nuevo proyecto deportivo ambicioso por donde se lo mire. Además de la llegada del astro brasileño, hay que contar las de Pablo Zabaleta, el belga Kompany, el brasileño Jo y la repatriación de Shawn Wright-Phillips, más la presencia de excelentes jugadores como Bojinov, Nery Castillo, el ex Atlético Martin Petrov, Elano Blumer, el promisorio Micah Richards o el hijo de Peter Schmeichel, Kasper, quien tiene todas las fichas para ser uno de los grandes porteros europeos de los próximos años.

Por lo pronto -y ya lo dijeron los implicados en los negocios-, están juntando unos “ahorros” para intentar echar el resto por Cristiano Ronaldo en la próxima campaña y arrebatárselo al United. Friolera es poco: 170 kilos estarían dispuestos a poner sobre la mesa por el crack lusitano.

Está claro que en el City se están tomando las cosas muy en serio. Ya no se trata de los Liverpool, Arsenal, Manchester United o Chelsea. Incluso hasta Abramovich está quedando como un poroto al lado de estos jeques adinerados. También se suman el Tottenham, estos “citizens” en cuestión y muchos otros clubes ingleses que están recibiendo aportes descomunales para constituir la liga más poderosa del mundo, por lejos. Y así, mientras tanto, la liga española va perdiendo terreno en cuanto a nombres contra la Premier League. ¿Podrá recuperarlo a corto plazo?