Otros Deportes

Luto en el atletismo español por Yago Lamela

Salto de longitud.

Yago Lamela, el mejor atleta español de toda la historia en la modalidad de salto de longitud, fue hallado muerto en su casa de Avilés. Lamela, subcampeón del mundo y plusmarquista europeo durante 10 años, tenía 36 años.

El atleta asturiano se había retirado definitivamente de la práctica deportiva en 2009, aquejado por numerosas lesiones. Precisamente una de ellas, en su tendón de Aquiles, le impidió rendir a su máximo nivel en las Olimpiadas de Atenas, lo que le produjo una gran decepción. Desde entonces nada fue igual para el saltador asturiano.

Luchaba contra la depresión

En los últimos tiempos Lamela había sufrido varios episodios depresivos y en 2011 tuvo incluso que ser ingresado en la planta de psiquiatría del Hospital San Agustín. Sin embargo, nadie de su entorno esperaba el fatal desenlace e incluso pensaban que Yago Lamela iba a comenzar una nueva etapa en su vida ligada al deporte ejerciendo de entrenador, para transmitir toda su experiencia a los jóvenes valores.

Yago Lamela saltó a la fama en los campeonatos mundiales de pista cubierta de 1999 celebrados en la ciudad japonesa de Maebashi, cuando realizó un colosal salto de 8,56, siendo solo superado por el campeón del mundo Iván Pedroso. El salto de Lamela fue récord de Europa durante diez años, siendo batido en 2009 por el alemán Sebastian Mayer, que saltó hasta los 8,71 metros.

Decepción en Atenas

En el año 2003 Lamela volvió a saltar muy cerca de su mejor marca y alcanzó los 8,53, demostrando que en Atenas podía aspirar a una medalla olímpica. Sin embargo, su tendón dijo basta e inició un periodo en el que pasó más tiempo visitando médicos para recuperarse que en las pistas de atletismo.

Tras las olimpiadas apenas compitió y nunca pudo recuperar su mejor nivel, por lo que en 2009 anunció su retirada y vivió prácticamente recluido en su casa de Avilés. Su fallecimiento ha sorprendido y conmocionado a todo el mundo del deporte.