Fútbol

Lucho González estaría cerca del Atlético

Mucho se ha especulado acerca de los refuerzos que terminaría incorporando el Atlético de Madrid para completar su plantilla de cara a la próxima temporada, en la que está obligado a pelear por algún título y donde disputará la ronda previa de la Champions League.

Poco a poco los de Manzanares fueron equipándose y así llegaron al Calderón jugadores como Heitinga, Ujfalusi, Paulo Assunçao, Sinama-Pongolle o Gregory Coupet. Ahora la prioridad sería el argentino Lucho González, un hombre que viene siendo seguido de cerca por los colchoneros desde ya hace algún tiempo.

Pero recién sería ahora cuando estarían todas las condiciones dadas para que el internacional argentino se incorpore a la disciplina atlética. Es que el Porto, propietario de su pase, acaba de incorporar al uruguayo Cristian “Cebolla” Rodríguez, arribado desde el acérrimo rival Benfica, y que ocuparía el sitio vacante que dejaría Lucho con su partida. Dicho sea de paso, el capitán de los “dragoes” estima que su ciclo en Portugal ya está concluido.

Originalmente jugador de la banda derecha, las grandes dotes organizativas de Lucho poco a poco han ido moviéndolo de su posición original. Ahora, su demarcación se parece más a la de un jugador de enlace entre los hombres del mediocampo y los delanteros. Incluso, vale decirlo, el ex jugador de River y Huracán formó una magnífica pareja junto a Paulo Assunçao en estas últimas temporadas, donde conquistaron tres títulos de la liga lusa.

El coste del traspaso estaría situado en los 15 millones de euros, una cantidad equitativa para un jugador que le puede dar un interesante impulso ofensivo al juego del Atlético de Madrid. Habrá que ver si se ponen de acuerdo en las cifras definitivas y si finalmente el talentoso y desequilibrante jugador argentino se une a sus compatriotas Maxi Rodríguez y Sergio “Kun” Agüero, ambos compañeros en la selección albiceleste. De seguro, sería una interesante alternativa para mejor el caudal ofensivo de un equipo que necesitará tener una plantilla equilibrada para muchas competiciones.