Deportes de invierno

Los Juegos de Sochi comienzan envueltos en la polémica

foto sochi 2014

Los Juegos de Invierno de Sochi comienzan hoy oficialmente aunque algunas pruebas ya han empezado a disputarse. Es el momento de los deportistas y las medallas en unos Juegos que han estado marcados por no pocas polémicas.

Más de 6.000 atletas y 85 países

Serán más de 6.000 los atletas que competirán en Sochi representando a 85 países. Y para garantizar la seguridad tanto de los deportistas como de los aficionados, Rusia desplegará un total de 37.000 agentes, una cifra muy llamativa que no esconde el temor a un posible atentado islamista.

Otra cifra que evidencia la grandeza con la que Rusia quiere mostrarse al resto del mundo son los 25.000 voluntarios que colaboran en estos Juegos, que se estima tendrán una audiencia televisiva superior a los 3.000 millones de espectadores.

Ceremonia inaugural

La ceremonia inaugural, donde todas las ciudades sede tratan de mostrar su mejor imagen ante el mundo, tendrá lugar en el Estadio Olímpico Fisht, una estructura colosal que recuerda a una concha marina y que tiene una capacidad para albergar a más de 40.000 espectadores.

Han trascendido algunos detalles sobre la inauguración, como el que habrá un espectáculo en el que participarán delfines y ballenas. Y es que Sochi, a una distancia de más de 1.300 kilómetros de Moscú, es una ciudad que vive de cara al mar, en la región del Cáucaso a orillas del mar Negro, y por tanto el agua será una de las grandes protagonistas de esta ceremonia inaugural.

El momento del encendido de la antorcha olímpica es todo un secreto y se desconoce quién será el encargado de llevarla hasta el estadio olímpico y encender el pebetero.

Rusia hizo una apuesta muy fuerte para acoger estos Juegos de Invierno, pero todo lo que ha rodeado a su organización ha levantado sospechas. Para empezar el presupuesto, que se ha elevado por encima de los 37.000 millones de euros, lo que supone multiplicar por cinco la cifra prevista. Esta cantidad de dinero es casi tres veces más que la gastada en los Juegos de Londres, y hay quienes sospechan que no todo el dinero ha terminado donde debería.

Además de las sospechas de corrupción, ha habido polémicas relacionadas con las leyes rusas contra la propaganda homosexual, lo que provocó no pocas fricciones entre algunos gobernantes mundiales y el Gobierno de Vladimir Putin.