Fútbol

Las camisetas más feas de la historia

La indumentaria deportiva forma parte inevitablemente del mundo del fútbol. Hasta donde yo sé, los jugadores hacen lo suyo vestidos sobre el terreno de juego y, por ende, en mayor o menor medida siempre se la ha prestado atención al aspecto que lucían las camisetas de los diferentes equipos a lo largo de los tiempos.

Obviamente, hay diseñadores que intentaron parecer originales e innovadores. Pero consiguieron resultados horripilantes tratando de lograrlo. Como muestra basta ver la selección que hizo el sitio norteamericano Bleacher Report. Allí pusieron dos galerías rememorando buena parte de este morbo indumentario.

No se salvó de la hoguera del mal gusto la liga española. De hecho, todo lo contrario. Repasando las cuarenta elásticas dispuestas, de seguro una de las más chocantes y desagradables a la vista es la del Athletic de Bilbao que se muestra en la imagen. Pergeniada por un artística plástico, esa curiosa anomalía símil “mancha de ketchup” resultó siendo rechazada de cuajo por sus aficionados. Es que un club tradicionalista como el Athletic evidentemente no congenia con este diseño bizarro.

Si un lugar se lleva todos los laureles dentro de las elecciones, ese es Inglaterra. Y sobre todo las camisetas que portaban sus equipos durante los años 90s. Allí pueden verse las peores combinaciones de colores que un ser humano pueda imaginar y también curiosos detalles adicionales que pueblan las elásticas, transformándolas en un disfraz de carnaval más que un atuendo deportivo. Desde los cuadriculados tartan del Kilmarnock o el Notts County, la camiseta atigrada a lo “animal print” del ahora de Premier Hull City o la sudadera circense que usó David Seaman en el seleccionado inglés son algunas de las delicias de ese pequeño “museo del horror” futbolístico.

Pero si existe un indudable premio mayor, ese se lo lleva el Caribous de Colorado, un engendro que duró solamente un año en la liga norteamericana de los 70s. No muy afectos al fútbol, los propietarios del equipo no tuvieron mejor idea que lograr una conexión estadounidense… ¡poniéndole flecos a la camiseta! Es fácil de comprender el por qué del desastroso desempeño que tuvo el conjunto ese año.