Deportes Acuáticos

La natación sincronizada logra siete medallas para España

sincronizada

La selección española de natación sincronizada consiguió su objetivo de alcanzar las siete medallas (cuatro de bronce y tres de plata) en los Mundiales de Natación que se están celebrando en Barcelona. Rusia, con siete oros en siete pruebas, ha impuesto su dominio en esta disciplina.

Por su parte Ucrania, que aprovechó la ausencia en estos campeonatos de China, otra de las potencias de la sincronizada, logró encaramarse a la tercera plaza gracias a sus tres medallas de bronce.

Objetivo cumplido

Las españolas cierran la competición cumpliendo con el objetivo que se habían propuesto en un principio, que no era otro que conseguir los siete metales que no pudieron lograr en Shanghai 2011, cuando se les escapó la medalla en el combo, donde ahora lograron el metal de plata.

Ante la inapelable superioridad rusa, España, que se sabía plata en el combo desde que hace seis días lograra la segunda mejor nota en el preliminar, salió con una única consigna, echar el telón a la competición divirtiéndose y divirtiendo al público del Sant Jordi, y lo consiguieron.

Al son de Elvis Presley

El combo, la rutina en la que se fusionan el solo, el dúo y el equipo, es la modalidad más libre y artística de la natación sincronizada y una de las que más gusta al público. Y las chicas de Esther Jaumà lo aprovecharon para regalar al público un número frenético ayudadas al son de la música de Elvis Presley, basado en un espectáculo que se puede ver en Las Vegas.

Vinieron a por siete medallas y con siete medallas se van. Tras una transición convulsa en la que el equipo se quedó sin su entrenadora, Anna Tarrès, y su gran estrella, Andrea Fuentes, el equipo español quizá haya perdido algo de brillantez, pero ha pasado la reválida con nota y con Ona Carbonell como principal baza de un equipo que se mantiene en la elite de esta disciplina deportiva.