Fútbol

La Liga Deportiva Universitaria de Quito es finalista

La Liga Universitaria de Quito se ha convertido en el primer equipo finalista de la presente edición de la Copa Libertadores de América, al hacer valer por bueno el gol obtenido en condición de visitante en el Estadio Azteca mexicano. El empate en cero ante las “Águilas” del América fue suficiente para que el equipo de la capital ecuatoriana llegue a la instancia definitiva de la competición más importante a nivel clubes del continente americano por primera vez en su historia.

El primer tiempo del encuentro mostró a ambos equipos estudiándose, sin ser del todo capaces de generar situaciones de gol como para inquietar a los porteros. De todos modos, se esperaba un dominio más abrumador por parte de la Liga, poseedor de la localía, que no se tradujo en el verdadero sentido del juego. Todo lo contrario: parecía que a los dueños de casa les costaba tener que sobrellevar la presión de todo un pueblo (ningún equipo ecuatoriano ha obtenido esta copa en la historia), pero quien tenía que convertir un gol, el América, no hacía demasiado para inquietar a Cevallos. Un sólo nombre era la verdadera carta de peligro: Salvador Cabañas, el mejor hombre de los aztecas en toda la copa.

Terminaba el primer tiempo y absolutamente nada estaba definido. Lo mejor quedaría para la segunda parte, donde el finalista por fin estaría decidido. Y ese fue el momento en donde la Liga no dejó lugar a los temores ni a los fantasmas que finalmente podrían llegar a dejarlos fuera de la clasificación que merecían. Todos los miembros del equipo jugaron un partido notable y, de no ser por uno que otro intento de Cabañas, el América estuvo ausente. Guerrón crecía por uno de los extremos y Franklin Salas -reemplazante de Bolaños- lo hacía por el otro. Vera y Urrutia se hacían fuertes en el medio, Araujo era impasable en la defensa y Manso controlaba los hilos del partido. Si el gol de la Liga no llegó fue porque estuvieron bastante erráticos a la hora de concretar de cara a la portería, algo que no pueden permitir que les suceda en la última instancia.

El pitazo definitivo del árbitro chileno Pablo Pozo decretaba el final del encuentro. La Liga Deportiva Universitaria de Quito no había podido anotar ningún gol en este encuentro de vuelta, pero sin duda alguna había sido ampliamente superior al América a lo largo de toda la serie, lejos de casa y también dentro de ella. Así los dirigidos por Eduardo “Patón” Bauza consiguen llegar a la instancia definitiva por primera vez. Tamaña responsabilidad tienen, no sólo para el equipo sino para el fútbol ecuatoriano todo. El único club de aquel país que había accedido hasta esta instancia en dos ocasiones fue el Barcelona de Guayaquil, cayendo en 1991 frente a Olimpia de Paraguay y en 1998 frente al Vasco da Gama. Nuevamente un equipo de esa nación está en condiciones de gritar campeón. Hoy se sabrá el rival: Boca o Fluminense.