Fútbol

La Liga de Quito conquista América

Partidazo. Otra palabra no cabe para intentar definir la apasionante final que se disputó ayer entre el Fluminense y la Liga Deportiva Universitaria de Quito.

Mientras parecía que el 4-2 de la ida significaba que los ecuatorianos se alzarían con la Copa Libertadores de América por primera vez en su historia, el Flu hizo todo lo posible para negárselo. Pero en los penaltis, finalmente, llegó la recompensa para los dirigidos por Edgardo Bauza. De esta manera, Ecuador tiene a un equipo campeón de dicha competición por primera vez en su historia. Con una enorme actuación de Thiago Neves (figura del encuentro y posiblemente de la copa) y con una respuesta acorde del portero Francisco Cevallos en los lanzamientos desde los once metros, hemos vivido un encuentro de vuelta vibrante en pleno Maracaná, donde los once jugadores blancos se encargaron de silenciar a más de 90.000 personas que poblaban el mítico estadio carioca.

El comienzo del encuentro era un anticipo de lo que iba a suceder. En los primeros minutos la intensidad fue máxima. Es que no era para menos: los locales tenían que remontar el 4-2 de la ida y salieron a quemar las naves desde el arranque. A los pocos minutos, Washington dilapidaba una ocasión clarísima. Y en la respuesta, la Liga no vaciló: combinación precisa entre sus dos mejores hombres, de Guerrón para Bolaños y un 1-0 que silenciaba a todo el Maracaná. Eran tres los goles que tenía que marcar el Flu para forzar la prórroga ahora. Pero si por algo se ha caracterizado el equipo brasileño es por no bajar los brazos en ningún momento. Tal es así que a escasos minutos el encuentro ya estaba igualado en 1. El artífice fue Thiago Neves con un certero tiro desde fuera del área. El 2-1 no tardaría en llegar (obra del mismo Neves) y así es como terminaría esa primera mitad. Se respiraba en el aire que cualquier cosa podía suceder y que, sobre todo, la remontada era posible.

Más de uno se habrá imaginado que podía avecinarse una goleada histórica luego de ese tremendo gol de tiro libre, nuevamente de puño y letra del genial Thiago Neves. Todavía quedaba más de media hora de cotejo y el resultado llevaba todo al tiempo extra. Pero el marcador no se movió. La Liga ajustó las marcas en defensa y el mediocampo y los locales fueron aminorando ese marcha vertiginosa con el correr de los minutos. El árbitro argentino Baldassi, de regular actuación, indicaba el final de los 90 reglamentarios. Así como en el partido de ida había dado toda la sensación de que la Liga de Quito había perdonado la vida al Fluminense en Ecuador, aquí el sentir era aproximadamente el mismo.

Las piernas de los jugadores no dieron abasto en el suplementario. Todos estaban agotados y creyeron que la salida de los penaltis sería la mejor manera de finiquitar el encuentro. Y ahí apareció la figura de Francisco Cevallos, el guardameta de la Liga, quien había tenido una floja actuación. Muy certero para detener las ejecuciones de Darío Conca, Thiago Neves y Washington, el experimentado portero de la selección ecuatoriana le posibilitó la gloria a un equipo de su país por primera vez en la historia. La Liga lo había realizado, había ganado en un auténtico templo del fútbol y ante un equipo que lo había tenido contra las cuerdas en prácticamente todo el encuentro. Fue un acto de justicia: si existía un conjunto merecedor de obtener este galardón, ese, sin dudas, era la Liga Deportiva Universitaria de Quito. Enhorabuena para ellos y para el interesante fútbol que desplegaron en todo el certamen.

  • http://bros12.com bryan

    jiji liga el mejor equipo viva ecuador i que sigamos mejorando i podamos ser un equipo de primeras