Deportes de invierno

La importancia de los seguros de vida en los deportes de riesgo

skiing in powder snow

Estamos en plena de temporada de esquí, con todas las estaciones abiertas y miles de personas disfrutando mayoritariamente los fines de semana de este bello pero, a la vez, arriesgado deporte si no se siguen unas ciertas pautas para evitar accidentes, más frecuentes de lo que uno se puede imaginar.

Y es que el esquí está considerado un deporte de riesgo, tanto en su modalidad clásica como en las nuevas disciplinas como el snowboard, cada vez más popular entre los esquiadores más jóvenes.

Accidentes y lesiones

A veces los practicantes del esquí no se plantean que ellos pueden ser los protagonistas de un desgraciado accidente pese a escuchar que ocurren a menudo o incluso después de haber presenciado más de uno durante cualquier fin de semana que hayan pasado esquiando en una estación de esquí.

Las lesiones en los ligamentos de las rodillas son las más frecuentes, pero hay otras más graves que pueden dejar secuelas permanentes o, en el peor de los casos, provocar una invalidez o el fallecimiento.

Contratar seguros de vida es sin duda una buena decisión si somos practicantes de este deporte de riesgo y hay que decir que hoy están al alcance de cualquier persona. Muchos jóvenes piensan que no les ha llegado el momento de contratar un seguro de vida, pensando que son más necesarios en personas de mediana edad o mayores, pero olvidan que son precisamente ellos el grupo más expuesto a sufrir accidentes esquiando.

Cualquier esquiador que accede a una estación de esquí está expuesto a numerosos riesgos en forma de caídas, encontronazos con otros usuarios de las pistas, aludes, etc. y estar protegidos por un seguro de vida es una opción que hay que contemplar.

Minimizar riesgos

Además, hoy en día los esquiadores disponen de mejor material técnico para esquiar y la sensación de tener más seguridad hace en ocasiones que se minimicen los riesgos, exponiéndose todavía más a situaciones peligrosas.

Solo hay que ver las nuevas modalidades deportivas que se han puesto de moda en las estaciones de esquí, como el snowboard o surf sobre nieve, potencialmente más peligroso que el esquí alpino tradicional.

Por tanto, esquiar sí, pero seguros.