Fútbol

La era Del Bosque comienza con goleada

No le tocó un buen día a Vicente Del Bosque para debutar al frente de la selección española. Los compromisos contraidos con anterioridad rara vez se pueden cambiar, y entonces no le quedó otra a esta selección española post Luis Aragonés que debutar en una jornada que será mucho más recordada por los lamentables sucesos acaecidos en el aeropuerto de Barajas que por lo que sucedió en el estadio Parken de Copenhague. Allí el entrenador primerizo pudo sonreír. Fue un 0-3 y un comienzo más que auspicioso.

Si uno se detenía a observar los jugadores que se pararían sobre el césped danés, la nómina hablaba por sí sola: la intención es la de mantener enteramente a la base de los campeones de la Eurocopa, más algunos juveniles que se vayan sumando en el trayecto para ir adquiriendo roce. Esta pareció ser la propuesta de hoy y, tal vez, de lo que vendrá. De los once que saltaron al campo en aquel partido de debut contra Rusia en la pasada Euro, diez estuvieron ayer jugando contra Dinamarca. Tan sólo Albiol se hizo presente en lugar de su compañero valencianista Marchena.

Las acciones del cotejo no fueron lo mejor durante ese primer período del partido. Si bien la selección rojigualda (que ayer vistió de amarillo) supo hacerse con el control del balón y del partido, fue incapaz de vulnerar a un equipo danés que supo como contener sus acometidas de Fernando Torres o Iniesta, entre otros. Pero todo cambiaría en el segundo período.

Ya de entrada, se vieron otros nombres sobre el césped. El blondo volante izquierdo del Sevilla, Diego Capel, hacía su debut absoluto con la selección española en lugar de Silva. Y también lo hacía Xabi Alonso… pero en reemplazo de Villa. Lo que de buenas a primeras aparecía como un cambio defensivo, terminó siendo el de la victoria española. Es que de sus botas llegaron dos de los tres goles convertidos por España (el restante sería de Xavi). Curioso o no, un cambio de delantero por mediocentro dio resultados en las redes.

Para remarcar dentro del aspecto positivo de esta selección española made in Del Bosque (aparte de su línea claramente continuista con el proyecto campeón de la Euro), es la de ir incluyendo jugadores sin tanto roce pero con mucho futuro. Es que también ayer en Dinamarca debutó el jugador del Athletic Iraola y también pudo hacerlo su compañero Amorebieta, además de que Bojan estuvo en el banquillo. La base de campeones con experiencia ya está establecida. Ahora, de seguro, faltará apuntalar a toda esa generación de chavales que viene soñando por detrás.