Otros Deportes

La antorcha olímpica llega hasta el espacio

foto antorcha

La antorcha olímpica de los Juegos de Sochi 2014 llega al espacio, aunque sin fuego. El honor de llevar el símbolo olímpico hasta los confines del espacio ha correspondido a dos cosmonautas rusos, Oleg Kótov y Serguéi Riazanski, tripulantes ambos de la Estación Espacial Internacional (EEI).

La llama olímpica es el símbolo máximo de los Juegos Olímpicos y conmemora el robo del fuego de los dioses por parte de Prometeo y su posterior entrega a la Humanidad. Desde los juegos de Amsterdam, en 1928, se utiliza este simbolismo en los juegos modernos para recordar la misma simbología empleada en los que se celebraban en la Antigua Grecia, donde el fuego siempre estaba presente.

Relevo olímpico espacial

Kótov y Riazanski salieron de la EEI al espacio y protagonizaron el primer relevo espacial de la historia, en una escena inédita hasta ahora que recordaba a alguna de las que se recogen en la popular la película Gravity.

Este relevo olímpico es el más extraordinario de cuantos se han producido hasta la fecha por el lugar donde ha sido posible. Hay que recordar que los relevos olímpicos se vienen realizando desde los Juegos Olímpicos de Berlín, en 1936, y consistían en llevar la llama desde Olimpia, la ciudad en la que siempre permanece encendido el fuego olímpico, hasta la ciudad sede de los Juegos.

Sochi 2014

Desde ahora los Juegos de Invierno de Sochi 2014 podrán presumir de haber sido los primeros en vivir un relevo de la antorcha olímpica en el espacio. La popular ciudad-balneario rusa a orillas del Mar Negro que acoge estos Juegos de Invierno sin duda pasará a la historia, y es que habíamos visto antes transportar la antorcha en barco, helicóptero, avión, coche, moto o caballo, pero nunca en una nave espacial y en el espacio exterior.

A partir de ahora, veremos qué otra ciudad consigue un  reto más extraordinario en los relevos de la antorcha olímpica.