Fútbol

Javier Clemente dirigirá a la selección de Libia

foto clemente

El exseleccionador español de fútbol Javier Clemente ha alcanzado en Trípoli un acuerdo de principios para dirigir al combinado nacional libio, según ha confirmado el presidente de la Federación Libia de Fútbol, Anuar al Tishani. Clemente comenzará a trabajar en su nuevo cargo a partir del mes de octubre.

El presidente de la federación libia también indicó que Javier Clemente, que dirigió a la selección española entre 1992 y 1996, estará acompañado de un ayudante de su confianza y un preparador físico.

Nuevo impulso al fútbol libio

El técnico español, nacido en Barakaldo en 1950, que también ha dirigido a los combinados nacionales de Serbia y Camerún, llegó esta semana a Libia para negociar su contrato con los dirigentes de la Federación Libia de Fútbol, que pretenden dar un nuevo impulso al fútbol de ese país en las competiciones internacionales.

La selección nacional del país norteafricano, que está inmerso en una compleja transición democrática desde el triunfo de un levantamiento popular armado en 2011, ha quedado recientemente eliminada de la clasificación para el mundial de Brasil, país que está de moda porque además de la máxima competición internacional de fútbol del próximo año acogerá los Juegos Olímpicos de 2016.

Su próxima cita internacional será la Copa de Naciones de África para jugadores no internacionales, que se jugará entre el 11 de enero y el 1 de julio del próximo año en Sudáfrica.

Dilatada carrera en los banquillos

Javier Clemente tiene una dilatada carrera profesional en los banquillos. Dirigió al Athletic Club de Bilbao con el que logró dos Ligas y una Copa del Rey, así como al RCD Espanyol, Atco. de Madrid, Real Betis, Real Sociedad, Olimpique de Marsella, CD Tenerife, Real Murcia, Real Valladolid y Sporting de Gijón.

A nivel de selecciones dirigió a España, Serbia y Camerún.

El técnico de Barakaldo siempre ha vivido su carrera profesional rodeado de polémicas con la prensa, con la que nunca hizo buenas migas. Su fuerte carácter le hizo entrar en muchas batallas dialécticas que le granjearon no pocos enemigos, sobre todo cuando dirigió a la selección española.