Fútbol

Futuras perlas: Matías Abelairas

El fútbol argentino no deja de sacar siempre buenos jugadores que, tarde o temprano, terminan alimentando las arcas del fútbol europeo. Eso siempre ha sucedido de esa manera y no parece que se detendrá fácilmente. Y menos en la medida que sigan surgiendo jugadores que parecen hechos a la justa medida del demandante mercado del viejo continente, tal el caso de Matías Abelairas. El interior izquierdo de River Plate fue una de las gratas revelaciones del pasado torneo y ahora se está consolidando como uno de los buenos nombres del fútbol argentino.

Nacido en la ciudad de Olavarría un 18 de junio de 1985, Matías Abelairas siempre fue parte de las divisiones inferiores del Club Atlético River Plate, hasta que dio el salto al primer equipo de la institución “millonaria” de la mano del entrenador Leonardo Astrada. Con la llegada del “Cholo” Simeone, parecía que las opciones de jugar para el juvenil eran escasas. Hasta incluso se dijo que probablemente sería cedido hacia otra institución. Pero así son las cosas del fútbol y Abelairas terminó siendo una de las piezas clave del pasado campeonato obtenido por los rojiblancos en el pasado Clausura 2008.

Abelairas es zurdo y su pierna izquierda es su principal arma. Sus lanzamientos a balón parado son casi medio gol, ya que tiene precisión de cirujano a la hora de colocar la pelota en el punto donde están ubicados sus compañeros y también a la hora de ejecutarlos directamente a la portería. Pero no sólo esa es su única habilidad. Parado como interior izquierdo, siempre es la primera referencia a la hora de dar salida al balón y también de alimentar a los arriba. Está ganando en habilidad, movilidad, visión de juego, rara vez suele fallar un pase y hasta se anima a rematar con éxito desde fuera del área, logrando golazos memorables como aquel contra Gimnasia y Esgrima de La Plata.

A este paso, no sería raro ver a Matías Abelairas prontamente por Europa. El Villarreal se aseguró una claúsula con River Plata para poder ficharle en un futuro. Y no sería raro verle en la próxima temporada, ya más crecido y con 24 años, vistiendo la elástica del “Submarino Amarillo”. Calidad no le falta.