Fútbol

Frank Rijkaard anuncia su retirada de los banquillos

Depositphotos_17502629_original

Frank Rijkaard (Amsterdam, Holanda, 1962), ha sorprendido al mundo del fútbol con su anuncio de que abandona los banquillos a los 51 años de edad, después de una brillante trayectoria deportiva tanto en la faceta de jugador como en la de técnico. El holandés quiere seguir ligado al fútbol, pero eliminando la presión a la que está sometido un entrenador del máximo nivel.

Rijkaard, el técnico que hizo debutar a Leo Messi en Primera División, tuvo una carrera como futbolista muy destacada, ganando numerosos títulos y formando parte del que posiblemente ha sido el mejor Milan de toda la historia, el entrenado por Arrigo Sacchi y en el que compartió vestuario con sus compatriotas Ruud Gullit y Marco van Vasten.

Ajax y Milan

Su carrera como jugador comenzó en el Ajax de Amsterdam, el club de su ciudad natal, con el que consiguió ganar cinco campeonatos de liga, 3 copas de Holanda, una Champions y una Recopa de Europa en dos etapas distintas.

Pero, tras pasar sin hacer mucho ruido por el Sporting de Lisboa y el Real Zaragoza, fue en Italia donde alcanzó su máximo nivel como futbolista al formar parte de un equipo que marcó una época y un nuevo estilo de juego que sorprendió al mundo capitaneado desde el banquillo por Sacchi. Allí Rijkaard ganó dos títulos de liga y dos supercopas, además de dos Champions, dos Supercopas de Europa y una Copa Intercontinental.

En 1992 fue elegido mejor jugador de la liga italiana y logró el Balón e Bronce en 1988 y 1990.

Con la selección holandesa también ganó la Eurocopa de 1998.

Cambió al Barça

Al Barçá llegó en 2003 de la mano de Joan Laporta, que creyó en el holandés como el entrenador idóneo para implantar un nuevo estilo y terminar con cuatro de sequía en cuanto a títulos. Rijkaard cumplió el objetivo: ganó dos ligas, dos supercopas y una champions, además de hacerlo basándose en un fútbol ofensivo, de toque y posesión, donde empezaron a brillar futbolistas como Xavi, Iniesta y Messi.

Su última experiencia en el banquillo ha sido la de dirigir a la selección de Arabia Saudí. En estos momentos estaba sin entrenar y ha decidido poner fin definitivamente a su trabajo como entrenador.