Otros Deportes

Esquiva el calor y no dejes de correr

hidratación ejercicio

El calor del verano y correr no están reñidos. Tan sólo hay que saber cuándo salir a correr y cómo hacerlo para que los grados de más no supongan ni un problema ni un parón en nuestros entrenamientos. No pares de correr, solo aprende a cómo hacerlo para combatir el calor.

Decir que corras en las horas de menos calor es demasiado obvio. En este artículo te damos las claves de cómo afrontar el running en épocas de calor. Para ello hemos hablado con Multipower, una empresa con gran experiencia en productos nutritivos para la práctica deportiva intensa o que requiera un esfuerzo físico continuado.

HIDRATACIÓN

En épocas de intenso calor, la hidratación es más importante que nunca y hay que beber al menos dos vasos de agua más de lo habitual. Si vas a salir a correr pronto por la mañana, bebe mucha agua el día antes. La regla básica es que hay que ingerir entre medio litro y un litro de líquido por hora de ejercicio. No esperes a tener sed para beber.

Hay que asegurarse una correcta hidratación con líquidos que contengan electrólitos, puesto que se va a perder una gran cantidad de sales con el sudor. A parte del agua, se debe elegir una bebida que contenga 25-50 gramos de carbohidratos, 200-300 miligramos de sodio y 40-100 miligramos de potasio.

Ducharse con agua fría antes de salir ayudará a refrescarte. Humidifica tu ropa y mójate el pelo si durante el entrenamiento estás muy sofocado. Al finalizar, deja que tu temperatura corporal baje de manera progresiva. No te duches de inmediato, tómate una bebida glucídica (contiene hidratos de carbono) para retomar fuerzas.

PLANIFICACIÓN DEL RECORRIDO

En cuanto al recorrido, hay que intentar que sea lo más fresco posible. Por ejemplo, si vives en la playa correr junto al mar es recomendable ya que la brisa hace que la temperatura y la sensación de calor sea menor. En la montaña, busca bosques o parques con mucha sombra y que tengan fuentes de agua para reponer fuerzas.

VESTIMENTA FRESCA

La vestimenta para correr en verano debe ser cómoda y fresca. No uses la típica de algodón porque acaba empapada en sudor y solo consigue entorpecer la termorregulación. La camiseta de poliéster es más efectiva evacuando en sudor y dándonos más sensación de frescor y menos peso. Con los pantalones sucede lo mismo. Deben ser cortos y con capacidad de secado rápido, como los de atletismo. En cuanto a complementos, usa una visera, gafas de sol y crema protectora.

DISMINUIR LA INTENSIDAD

Correr más lento y combina las salidas a la playa con tiradas cortas andando dentro del agua. Alargarás el entrenamiento disfrutando de la playa y refrescándote. Aclimata el cuerpo al calor. El organismo comienza a adaptarse a las altas temperaturas en 3-4 días, aunque puede tardar más.

No es el calor sino la humedad lo que más afecta a los corredores. El aire húmedo reduce la capacidad del cuerpo para hidratase mediante el sudor. Consulta la previsión meteorológica antes de una tirada larga. En algunas zonas la temperatura no baja mucho por la noche y la humedad es más elevada a primera hora del día. Siguiendo estos consejos cuando la temperatura y la humedad aumenten te ayudarán a no sufrir durante tus salidas en verano. Ante todo, lo más importante es utilizar el sentido común y escuchar siempre tu cuerpo.