Otros Deportes

Espectacular ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Pekín

Asombrosa, sorprendente, maravillosa, faltan adjetivos para poder describir la que ha sido la mejor ceremonia inaugural de todos los Juegos Olímpicos. Pekín ha mostrado al mundo entero la gran capacidad de trabajo, organización y arte que pueden desarrollar, y lo han hecho a través de un espectáculo muy difícil de igualar.

La ceremonia inaugural comenzó con una original cuenta atrás, mostrando unos segunderos gigantes sobre la lona de la pista del gran estadio “el nido de pájaro”. Tras los últimos segundos llegaron los fuegos de artificio, un anticipo de lo que sería el punto y final.

El inicio de la coreografía de los Juegos olímpicos comenzó con una multitud de chinos tocando los tambores simétricamente y de forma contundente, hecho que hizo retumbar a todo el estadio, luego se apagaron las luces y dejaron al descubierto los fluorescentes que portaban los percusiónistas del espectáculo.

El primer momento culminante de la ceremonia fue cuando por primera vez entraba la bandera china, portada por más de cincuenta jóvenes chinos vestidos con trajes tradicionales representando las más de cincuenta etnias del país asiático.
Un grupo de soldados del país comunista se encargo de coger la bandera e izarla, mientras el himno de la república popular iba sonando de fondo y miles de aficionados lo cantaban.

La entrada de un gigantesco pergamino dio lugar a un cambio de tercio, en el cual se mostró todo el arte que posee China. El papel y la tinta, gran invención de los chinos fue escenificado sobre la lona del estadio. Un inmenso pergamino de más de veinte metros se abrió a lo largo del estadio y sobre el, un grupo de bailarines fueron dibujando en el papel el horizonte del país de oriente. Luego se mostró la pintura a todos los espectadores del estadio y a los millones de espectadores que presenciaban la gala por televisión.

Después entraron a escena un total de casi mil figurantes que fueron formando diferentes coreografías, escenificando la tinta, el agua con unos tremendos remos que representaban la creación de enormes olas. Luego entró una gigantesca brújula, como no, otro de los grandes inventos de la humanidad creado por los chinos.

Una gigantesca paloma, símbolo de la paz, que parecía estar en movimiento fue escenificado con más de dos mil figurantes que dibujaron una bonita escena sobre el estadio. Estos mismos figurantes crearon una réplica del estadio nido de pájaro, iluminándolo de color. Y es que, el color ha sido la nota más predominante en esta ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos.

El taichi, un arte marcial del país, también fue representando en la gala, 2008 artistas del arte marcial chino representaron los ocho diagramas del taichi.

Otro momento espectacular de la ceremonia fue cuando del fondo del estadio surgió, como de la nada, un asombroso globo terráqueo con casi veinte metros de diámetro, este se iluminó y se pudieron ver sobre el, a diferentes atletas corriendo.

El popular cantante chino Liu Huan y la británica Sarah Brightman, interpretaron la canción de los Juegos Olímpicos y de este modo se daba inició a la entrada al Estadio Olímpico de los primeros atletas.

En esta ocasión el desfile de atletas se realizaba en orden del alfabeto chino, con lo que España le tocaba salir en el número 74, Grecia como siempre fue el que inició el desfile ya que allí se celebraron los primeros Juegos Olímpicos. El judoca griego Illias Illiadis fue el encargado de entrar como primer abanderado en el estadio nido de pájaro. Luego fueron llegando los diferentes países, en total 204, la mayor participación en unos Juegos Olímpicos. Entre ellos Alemania, Rusia y los Estados Unidos, los norteamericanos serán el país que compita con más atletas en estos juegos, incluso por delante de la propia China y de Rusia, la tercera potencia que cuenta con más atletas.

Faltaban poco menos que diez minutos para que fueran las cuatro de la tarde, cuando la delegación de España vestida de un rojo intenso en los miembros masculinos y un amarillo chillón en las miembras españolas entraron por la puerta grande del estadio olímpico. El encargado de portar la bandera española fue David Cal.
Las principales ausencias del desfile fueron Gervasio Deferr que, iba a ser el abanderado, pero por cuestiones de entrenamientos y ya que iba a disputar mañana mismo su competición a primera hora de la mañana descartó esta posibilidad, y el otro gran ausente de última hora fue Pau Gasol, nuestro jugador de baloncesto más internacional y conocido, no desfiló por problemas en una rodilla. En ausencia del presidente del gobierno y del rey de España, el príncipe y la princesa de Asturias, don Felipe y doña Leticia, fueron los representantes institucionales de España en las gradas.

Tras España, desfilaron otras importantes naciones como Francia, Rusia, Estados Unidos, Suiza, encabezada por el tenista Roger Federer, Italia o Alemania.

Y el momento más esperado por toda la población China, llegó pocos minutos después de las cinco de la tarde cuando el gigantesco jugador de baloncesto Yao Ming entró con la roja bandera China.  Con sus más de dos metros Yao Ming alzó hasta lo más alto la bandera de su país. Junto a él un pequeño de sólo 9 años, que fue uno de los sobrevivientes del último terremoto que acechó al país el pasado 12 de Mayo de este mismo año. Y tras ellos 636 atletas que serán los que representen a China durante estas dos próximas semanas que se presentan de lo más emocionantes.

Con la entrada de China se dio por concluido el desfile de atletas en el estadio, en total más de 10.000 atletas de 204 países que han desfilando por todo el estadio del nido ante la atenta mirada de millones de aficionados en todo el mundo.

La llama olímpica entraba en escena, eran las 6 de la tarde en España, media noche en Pekín cuando la antorcha olímpica entraba por primera vez en el estadio nido de pájaro, después de recorrer más de 140.000 kilómetros por todo el mundo.

Faltaba lo más esperado, lo que se ha guardado con mayor secreto durante todos estos días, el encendido final del pebetero. No sé sabía ni tan siquiera quien sería el encargado de encender la llama olímpica, al final todo se descubrió, el exatleta Li Ning fue el encargado de hacer el último relevo de la llama olímpica, el gimnasta chino consiguió ganar hasta seis medallas en los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984, y logró además dar a su país las primeras medallas de oro de su historia. Se trata de toda una institución en el mundo del deporte Chino.

Tras encender su antorcha, Li Ning, sorprendiendo a todos, fue lanzado por una gran cuerda hasta lo más alto, luego fue recorriendo por encima de todos los espectadores dando la vuelta entera al estadio mientras se iba mostrando sobre la gigantesca pantalla lo mejor de la historia de los Juegos Olímpicos. Li Ning simulando que iba corriendo llegó hasta el pie del pebetero, que encendió con su antorcha, dando así inició a los mejores Juegos Olímpicos de la historia del deporte. ¡¡Espectacular !!