Fútbol

El Zaragoza cierra una temporada negra de la peor manera

La indicación final del tiempo cumplido por parte del colegiado Iturralde González ponía el punto final a toda una auténtica temporada para el olvido del Zaragoza. Increíblemente, a pesar de poseer una plantilla especialmente diseñada para competir en otras circunstancias de la liga española, el equipo maño estaba consumando el descenso a la Segunda División del fútbol español. Los gestos de desazón no alcanzaban para sintetizar lo mal que la estaban pasando todos esos jugadores que lucharon hasta la última instancia para evitar lo inevitable.

Toda la mala suerte tuvo el Zaragoza de tener que dirimir su permanencia en la última jornada no sólo lejos de casa, sino además ante un rival que también tenía cosas en disputa. No es lo mismo jugársela ante un equipo relajado y sin nada que ganar que contra otro al que sólo le vale la victoria para obtener lo que le queda en disputa. Y así se dio el trámite del partido. Un Mallorca dispuesto a conseguir lo que necesitaba y un Zaragoza demasiado nervioso como para afrontar con claridad tamaño cotejo.

Y llegó el tanto de Güiza y el empate de Oliveira. El resultado en el Nuevo Colombino era esperanzador, pero llegó el gol de Webó y todo se complicaba. Ni hablar esa conquista de Gonzalo Castro, que terminaba por echar por tierra cualquier tipo de aspiración, más allá del descuento in extremis del mismo Oliveira. Los aficionados navarros que se habían trasladado hasta El Sardinero daban rienda suelta a su alegría a pesar de la derrota. También los cántabros y las dos hinchadas que se encontraban en Huelva. Las caras largas estaban todas en el Ono Estadio. Es que ni a uno ni a otro les había bastado con lo hecho.

Será tiempo de barajar y dar de nuevo para la escuadra maña. No le resultará nada fácil volver a Primera y, de seguro, sufrirá una merma considerable entre los jugadores del plantel. Les resultará muy difícil retener a Sergio García, Zapater, Diogo, Ayala, Aimar, Diego Milito o Ricardo Oliveira, quienes seguro empezarán a analizar propuestas para continuar sus carreras en otras latitudes. Pero, así es el fútbol. A veces te da y otras te quita. Tal vez prontamente esté el Zaragoza celebrando su retorno a la división mayor del fútbol español.