Fútbol

El Villarreal pierde el invicto en el Celtic Park

El Villarreal llegaba a tierras escocesas con la ilusión de poder alzarse con el primer lugar del grupo E. Pero no la tenía fácil. El Manchester United le llevaba goles de diferencia, a pesar de estar igualados en puntos. Por lo que una victoria y esperar lo que sucediera en Old Trafford era la consigna. De todos modos, el equipo de Pellegrini ni siquiera obtuvo el resultado que le podría haber dado dicha primera colocación, ya que los de Ferguson no podían pasar del empate en su casa. El Celtic logró superar con claridad a un conjunto que no salió plenamente motivado al terreno de juego y que, además, sufrió una condicionante y rigurosa expulsión en la primera mitad.

Ya de entrada, el equipo que se plantó rocosamente sobre el césped del Celtic Park fue el local, el blanquiverde conjunto de Glasgow. Incluso logró ponerse rápidamente arriba en el marcador, cuando Maloney conectó un cabezazo en el área, aunque se encontraba en una ligera posición de adelanto. Luego llegaría una jugada determinante en el partido, y lo tuvo al juez italiano Circhetta como protagonista. Es que sentenció con demasiada rigurosidad un intento de codazo de Guille Franco, enseñándole el camino de los vestuarios.

Para colmo de males, el segundo tiempo no pudo haber comenzado de peor manera, ya que McGeady lograba el segundo tanto a los dos minutos de iniciado el complemento. A pesar que Pellegrini dio entrada a Nihat (acaso la noticia del día para los amarillos sea el regreso del turco a las pistas) en lugar de Senna, nada pudo torcerse. El resultado estaba sentenciado y le servía a los locales, que ni siquiera jugarán UEFA, para despedirse dignamente ante su grada.

Mientras tanto, el Manchester United empataba en 2 con el valiente Aalborg, que logró su pasaje a la segunda competición europea en importancia. El Villarreal, mientras tanto, se quedó sin invicto y sin poder vencer como visitante en esta fase de grupos de la Champions League. Esperará el sorteo como segundo de grupo, aunque en este bombo tan cargado de sorpresas, la posición no asegura un buen rival.