Fútbol

El Sevilla se alía con la suerte y jugará la final de la Europa League

El Sevilla jugará otra final europea.

Un gol de M´Bia en el último minuto del descuento permitió al Sevilla superar las semifinales ante el Valencia y clasificarse para disputar la final de la Europa League. El conjunto hispalanse tendrá como rival al Benfica, que eliminó a la Juventus al empatar a cero en el partido de vuelta disputado en tierras italianas.

El partido que enfrentó a valencianistas y sevillistas fue un auténtico espectáculo repleto de emoción. El equipo local debía ganar por tres goles de diferencia si quería estar en la final de Turín, un objetivo harto difícil si tenemos en cuenta que el Sevilla está enrachado y llegaba a Mestalla con una renta de dos goles que le permitía afrontar el encuentro con tranquilidad.

El Valencia creyó en la remontada

Pero el Valencia, llevado en volandas por su entregada afición que llenó el estadio, logró en apenas 26 minutos igualar la eliminatoria gracias a los goles de Feghouli y Jonas, trasladando el nerviosismo al Sevilla, que se veía incapaz de frenar las acometidas ofensivas de los locales.

Con la eliminatoria empatada se llegó al descanso.

El segundo periodo discurrió similar al primer tiempo, con un Valencia dominando y creando jugadas de peligro en la portería defendida por Beto, y un Sevilla sin apenas opciones de desplegar su arma, el contragolpe.

Los entrenadores realizaron cambios en sus equipos pero nada cambió, aunque con el paso de los minutos el nerviosismo se fue apoderando de los futbolistas, lo que provocó algunos lances tensos entre los futbolistas.

En el minuto 65 Mathieu lograba el tercer gol del Valencia y llevó el delirio a la grada. La afición local había creído en la remontada y ya se veía en Turín.

M´Bia marcó en el descuento

Al llegarse al minuto 90 la tablilla del cuarto árbitro señaló cinco minutos de descuento donde prácticamente no sucedió nada hasta el último instante, cuando tras un saque de banda M´Bia, esta vez en posición corrcta, logró de cabeza un tanto que vale una final.