Fútbol

El Sevilla le da la vuelta a la eliminatoria en el derbi sevillano

Sevilla FC vs Real Betis Europa League 2014 round of.

El Sevilla de Unai Emery logró darle la vuelta a la eliminatoria y se clasificó para los cuartos de final de la Europa League tras superar en la tanda de penaltis al Betis en el estadio Benito Villamarín, tras llegarse al final de la prórroga con el mismo resultado con el que concluyeron los 90 minutos reglamentarios (0-2).

Definitivamente éste no es el año del Real Betis. Último en la Liga y con escasas posibilidades de salvarse de bajar a Segunda División, esperaba el equipo dirigido por Calderón en esta eliminatoria europea ante el Sevilla, después de la gran victoria conseguida en el partido de ida, darle a su afición una alegría apeando de la competición a su eterno rival. Sería, al menos, una forma de no tener que sufrir durante unos días la mofa de los aficionados blancos por su mala clasificación en el campeonato nacional que les lleva irremisiblemente, de no obrar un milagro, al descenso.

Duelo igualado

El equipo de Unai Emery sabía que podía tener sus opciones en este segundo derbi europeo de Sevilla de levantar la eliminatoria en el Benito Villamarín y salió al campo dispuesto a conseguirlo. El gol de Reyes, en el ecuador de la primera parte, llevaba la incertidumbre a los verdiblancos y espoleaba al Sevilla, cada vez más convencido de que podía alcanzar los cuartos de final.

En la segunda parte el Betis trató de buscar la portería del Sevilla y marcar un gol para dejar sentenciada la eliminatoria, y tuvo ocasiones para conseguirlo, pero a pocos minutos del final el tanto de Carlos Bacca llevaba a ambos equipos a la prórroga, donde los nervios se trasladaron del campo a la grada ante la incertidumbre de lo que pudiera pasar si se llegaba a los penaltis, como así fue.

La lotería de los penaltis

Pese a marrar el Sevilla el primer lanzamiento, y cobrar ventaja el Betis, los dos últimos penaltis de N´Daye y Nono se marcharon fuera, dando la clasificación al eterno rival y sumiendo en la más absoluta depresión a la afición verdiblanca.