Fútbol

El partidazo de Mestalla se salda con un empate

El derbi entre Valencia y Villarreal que se pudo vivir ayer será recordado durante muchos años por la alta calidad de fútbol que se pudo ver. El partido finalizó con empate a 3, pero bien pudo quedar empatado a 8, porque los dos equipos tuvieron ocasiones de gol a mansalva para regocijo de los espectadores.

En la primera parte destacó la efectividad del Valencia ya que, nada más comenzar, en el primer minuto de partido, un pase desde la banda izquierda de Joaquín, lo remató Baraja para colocar el 1-0. A partir de ahí, el Villarreal creaba ocasiones de gol claras pero unas veces los palos y otras el portero valencianista Renan, impedían que los amarillos empataran el partido. A los diez minutos, un magnífico pase de Albelda llegó a los pies de Villa que, tras recortar al un defensa de contrario, batió la portería del Villarreal colocando el 2-0.

Las ocasiones se seguían sucediendo en ambas porterías. El Villarreal tocaba el balón para crear peligro y el Valencia intentaba matar el partido con contras de lujo. El partido era vibrante y espectacular. Justo antes del descanso, un corner botado desde la izquierda, supuso el 2-1 para el Villarreal con el remate de cabeza de Fuentes.

En la segunda parte salió Pires por parte del Villarreal, lo que le dio más llegada al conjunto amarillo. Aún así, no conseguía lograr el empate hasta que en el minuto 76, tras una buena jugada entre Pires y Cazorla, el balón llegó a Llorente que tras dos intentos consiguió batir la meta valencianista. Pero acto seguido, en el minuto 79, el Valencia se volvía a colocar por delante con un gol de cabeza de Edu.

Parecía que podía ser el golpe definitivo para el Villarreal, pero los de Pellegrini supieron reaccionar y en el minuto 83, un penalti de Joaquín sobre Capdevila, supuso el empate final a tres al transformarlo Rossi. Desde luego fue un partido formidable que ninguno de los dos equipos mereció perder.