Otros Deportes

El juez siempre tiene la razón

Rugby

Esta simple premisa es fundamental para poder llevar adelante un partido de Rugby, sobre todo si tenemos en cuenta: primero, el tamaño de los jugadores que generalmente son bastante corpulentos y segundo, que se trata de un deporte de contacto como también lo es el boxeo. Las reglas claras, el respeto por ellas y por las decisiones del juez son incuestionables y siempre son acatadas por los players.

Por supuesto que toda esa disciplina se cultiva y se aprende desde chico. En las prácticas de entrenamiento se prepara a los niños física y técnicamente para los partidos del fin de semana pero también se van incorporando códigos que una vez dentro de la cancha serán de suma importancia para que el juego sea lo que es: un verdadero juego entre caballeros.

Cada día más vemos como en el fútbol los jugadores, simulan, discuten y cuestionan las faltas que se registran a lo largo del mismo. Son situaciones que en el Rugby no se ven, ya que la premisa de la que hablábamos al principio se cumple… ¡sin chistar!.

Otras cosas que podemos resaltar de este deporte son las virtudes que los jugadores van adquiriendo y que sin lugar a dudas le servirán para el resto de su vida adoptándolas como hábitos cotidianos. Sea cual sea el lugar donde les toque desempeñarse, estas apreciaciones son destacadas siempre por aquellos que a pesar de no practicarlo en forma profesional, conocen el deporte desde adentro pues lo han hecho en su juventud cosa que siempre manifiestan con mucho orgullo.

A modo de ejemplo mencionamos algunos de los hábitos de un rugbier: comprometerse, organizarse, fijarse metas, estar más preparado, luchar por algo, superar problemas, buscar una mejor manera, aprender de los mejores, admitir errores, disfrutar del éxito, no dejarse vencer por las contrariedades, ser mentalmente fuertes. De seguro que todos quisiéramos estos hábitos para nuestros hijos, entonces… si nos fuera difícil transmitírselos, tal vez a través de la práctica de este deporte los puedan adquirir naturalmente.

Imagen: as.com