Otros Deportes

El hombre alado

Image

Allá por los años sesenta apareció un atleta de origen etíope que obtuvo por dos veces consecutivas la medalla olímpica de la prueba máxima en los juegos olímpicos: la Maratón. Se trata de Abebe Bikila que ganó la presea dorada en los juegos de 1960 en Roma y seguidamente en el año 1964 en Tokio. Lo especial de este competidor africano que no sólo marcó un récord mundial en su primera competencia, sino que en ella, Bikila corría descalzo. En su segunda maratón, compitió a pocos días de haberse sometido a una operación de apendicitis y  en  dicha oportunidad también estableció una nueva marca mundial, si bien esta vez lo hizo con calzado.

Es impensable para nuestra época que alguien pueda ganar una competencia de este tipo, vale decir, una carrera de más de 42 Km en tales circunstancias. Hoy día, en épocas en que se cuida hasta el más mínimo detalle de la vestimenta, del calzado, de todo lo aerodinámico, de la alimentación balanceada y de otros tantos aspectos, influye también la presencia de los sponsors.

Este hombre logró sorprender a todo el mundo con su proeza. Pero la vida le jugó duro y falleció muy joven con tan sólo 41 años de edad, a poco tiempo de haber sufrido un accidente de tránsito y quedar paralítico de la cintura para abajo. Vaya contradicciones de la vida… , en un momento se está en la gloria y al rato se te puede quitar lo más valioso.

Igualmente, el ejemplo y el amor de Abebe por las carreras de largo aliento, quedaron para la posteridad. Como también la historia del nacimiento del nombre de la prueba que  todos conocemos como Maratón. Por si no lo recuerdan, vale la pena mencionar que se trató de homenajear a un mensajero de nombre Filípides que por el año 490 A.C. recorrió unos 40 Km. que eran los que separaban a la ciudad de Atenas con su ciudad, Marathon.

Éste mensajero recorrió dicho trayecto en tres oportunidades para pedir ayuda y luego para dar la noticia de la victoria ante el acecho del ejercito Persa. Lo triste de la historia es que Filípides una vez entregado el mensaje, cayó agotado y murió.

La Maratón (en su concepto extendido más allá de la prueba olímpica), es una competencia en la cual cualquier persona puede participar, por supuesto que en forma de deporte de recreación. Sólo con entrenamiento basta para conseguir un buen estado de salud y así poder animarse en ella. No hay límite de edad siempre que exista aprobación médica; como ejemplo de ello existen personas de hasta noventa años que la practican y personas que desde muy jovencitos también se animan a incursionar en esta disciplina.

Además de la prueba Olímpica, existen otros momentos de maratones famosas como la de Nueva York en donde participan corredores de todo el mundo llegando a ser miles los deportistas que se lanzan a las calles de esa ciudad sólo por el placer de lograr algo, a lo que se suma el hecho de demostrarse a sí mismo que “sí, se puede”.

Estamos a las puertas de una nueva competencia Olímpica y en esta oportunidad -como en cada una de ellas- se recordarán en los informes y en las estadísticas de todas las cadenas noticiosas, las anécdotas y los récords de los atletas. En la competencia de la Maratón particularmente, sin duda estará presente el nombre del famoso Abebe Bikila quien se hizo famoso con sus arroladoras victorias que lograba sin problemas… aún corriendo descalzo.

Imagen: britannica.com