Baloncesto

El Este se impone al Oeste en el All-Star Game (163-155)

foto all star

El equipo del Este se impuso al del Oeste por 163 a 155 en el All-Star Game, el partido que reúne cada año a los mejores jugadores de la NBA. El resultado, además, supone una nueva plusmarca en este tipo de encuentros ya que los 318 puntos anotados entre los dos equipos superan los 303 que se consiguieron en la edición de 1987 (154-129 con victoria del Oeste).

El All-Star Game que se celebró en la ciudad de Nueva Orleans llegaba a su edición número 63 y con el Oeste dispuesto a mantener su racha de victorias de los últimos tres años. Y así parecía que iba a suceder cuando los jugadores se retiraron al descanso con una ventaja de 13 puntos (89-76).

Kyrie Irving fue el MVP

Pero apareció la figura del base del equipo del Este, Kyrie Irving, que con sus 31 puntos y 14 asistencias condujo a su equipo hacia la victoria acompañado de un genial Melo Anthony que anotó 30 puntos y se marcó un nuevo récord en estos partidos: 8 triples conseguidos de 13 intentos.

Irving, además de anotar, hizo jugar a su equipo en un segundo tiempo apoteósico que le valió para ser elegido el MVP del All-Star. Destacó también la aportación del pívot de Miami Heat, Lebron James, que anotó 22 puntos y cumplió su palabra de jugar para el equipo por encima de individualidades que le hubieran ayudado a mejorar sus estadísticas.

Al Oeste le falló el banquillo

En el Oeste destacaron por encima del resto Griffin y Kevin Durant. Ambos terminaron el partido con 38 puntos, a sólo cuatro del récord conseguido en un All-Star por el mítico Wilt Chamberlain en 1962. Sin embargo al Oeste le falló el banquillo y la aportación de jugadores como Dwight Howard, del que se esperaba más.

A partir de ahora la NBA entra en una fase en la que los equipos que todavía no se han ganado una plaza para los play-offs por el título tienen ya muy poco margen de error.