Fútbol

El CFR Cluj y el Anorthosis dan la sorpresa

Nadie los tenía en cuenta en los pronósticos previos. De hecho, lo más probable es que terminaran siendo considerados dos de los que estaban “de regalo” en esta fase previa de la Champions League. Así es como parece que esa subestimación -o desconocimiento, quien sabe- de los rivales les ha venido muy bien a ambos. Estamos hablando de las dos primera sorpresas que arrojó esta Champions League. En primer lugar, el CFR Cluj rumano, que consiguió ante la Roma y en el mismísimo Olímpico el que probablemente sea uno de los triunfos más importantes de su centenaria historia. Por otro lado, el Anorthosis chipriota, que dejó con cara de tonto al Werder Bremen en territorio teutónico, llevándose un empate con sabor a victoria para los insulares.

Era prácticamente imposible pensar en la previa que el subcampeón del Calcio podía sucumbir en su propio hogar ante un rival como el que le tocaba. La Roma es uno de los conjuntos mejores dotados de Italia y con una filosfía de juego que hizo tambalear hasta al mismísimo Real Madrid en la pasada Liga de Campeones. Pero no tuvo más que rendirse ante un CFR Cluj rumano -fundado por ferroviarios, oriundo de la tierra de Drácula y que conquistó doblete en la pasada temporada- que supo jugarle con astucia y lastimar en área rival.

Sin importar que sea un equipo compuesto por jugadores de todas las latitudes (conviven argentinos, africanos, brasileños, portugueses y hasta uruguayos o canadienses, además de rumanos) pero sin tener renombre alguno, los de Transilvania tuvieron a Emmanuel Culio -un joven argentino casi sin experencia en la primera de su país- como el artífice de la victoria. Dos tantos a uno fue el resultado final y a soñar en grande para este equipo que está debutando en competiciones de este calibre, aunque todavía tiene que verse con otros equipos de fuste como el Chelsea y Girondins.

El otro que se hizo fuerte lejos de su patria fue el Anorthosis chipriota. El sorprendente conjunto insular ya se había encargado de eliminar al Olympiacos griego en la ronda preliminar. Y ahora no se contentó con ser un partenaire de lujo del Werder Bremen alemán y lograron permanecer con la valla sin vencer en su visita a Alemania. Ni más ni menos que contra el máximo aspirante a quedarse con el segundo puesto del grupo, que de seguro terminará ganando el Inter de Mourinho.

Nada pudieron hacer Diego, Claudio Pizarro o Hugo Almeida para intimidar al rígido planteo que los de Famagusta sacaron a relucir en Alemania. El Anorthosis es un equipo en el cual no hay figuras destacadas y donde tan sólo el campeón con Grecia en la Euro 2004 Dellas, el ex Zaragoza Savio o el portugués Paulo Costa son los nombres conocidos dentro de su alineación inicial. Pero supieron resistir los embates -y la impericia- de su rival. Ahora pueden animarse a pelear por más. Y ya saben lo que es derrotar a un griego. Es que su rival directo puede ser el Panathinaikos.