Fútbol

El Celta prescinde de Salva por su ideología

chi

Lío monumental en el Celta de Vigo. El club gallego ha destituido a su entrenador, Paco Herrera, por los malos resultados, y ha contratado a Abel Resino para intentar evitar el descenso. Resino contaba con Salva Ballesta, ex delantero internacional, como segundo entrenador, pero el Celta lo ha evitado.

Sus radicales, de extrema izquierda, han contaminado el ambiente contra el aragonés, al que acusan de fascista. “No tengo ideas políticas fijas, ya lo he dicho mil veces. Soy español y moriré siendo español”, dice, por su parte, Salva, hijo de militar. A Coruña se viste de moda, Pontevedra se enfada. Vigo, arde. 

“Ya había salido de Málaga en dirección a Vigo, iba por Madrid y me llamó el presidente para decirme que no iba a poder ser”, agregando que “un grupo minoritario de aficionados no estaba a favor, por temas políticos, de que fuese al Celta con Abel”, declaró Salva en Marca.

Llamada con todo hecho

“Esta mañana cogí el coche muy feliz para ir a Vigo hasta que recibí una llamada del preparador físico, de Miguel Peiró. Me dijo que querían hablar el mister y el presidente conmigo porque había una situación en la que un grupo de aficionados del Celta no están a favor de que yo vaya para allá”.

“Este tipo de situación no la entiende nadie, pero acepto todo lo que sea y comprenda o no comprenda, lo vea lógico o ilógico, no sólo lo ocurrido con el Celta de Vigo, creo que una entidad o cualquier estamento no se puede amedrentar por una serie de personas”.