Fútbol

El bombo dictó suerte dispar para los equipos españoles

A pesar de que había trascurrido menos de un día entre el final de la tercera (y última) ronda previa de la Champions League, los equipos que habían clasificado rápidamente tuvieron que olvidarse de sus juegos respectivos para ponerse a pensar en sus futuros rivales.

Es que el bombo de la UEFA ya dictó quienes serán los integrantes de todos los equipos en la fase de grupos. A juzgar por el sorteo, puede decirse que los equipos españoles tendrán  tareas diferentes entre sí a la hora de intentar alcanzar los octavos de final. A todas luces, el Barça fue quien mejor salió parado, secundado por Villarreal. Mucho más complicado lo tiene el Real Madrid y ni hablar su vecino, el Atlético.

El grupo C tendrá al Barça como principal protagonista de la zona y con mayores posibilidades de alzarse con el primer puesto. Sus rivales serán el Basel suizo, el Shakhtar ucraniano y el Sporting Lisboa portugués. Lo que sí parece será interesante es la lucha por la segunda colocación, donde todos los equipos parten en igualdad de condiciones, aunque los soviéticos cuentan con una localía fuerte y una plantilla equilibrada.

El grupo D, el que integrará el Atlético Madrid, podría denominarse tranquilamente como “el de la muerte”. Sin duda alguna, la zona más pareja de la Champions, que también estará integrada por el Liverpool con tinte españolísimo (¡Y con Fernando Torres jugando en contra del club de sus amores!), el PSV, campeón holandés, y también el recuperado Olympique de Marsella. Tendrán que luchar a brazo partido los de Aguirre para hacerse con un sitio en octavos.

El Villarreal integrará el grupo E, en donde tiene muchas posibilidades de hacerse con un sitio en octavos. Si bien le tocó el actual campeón de la competición, el Manchester United, tuvo mejor fortuna con los otros dos equipos. Uno de ellos será el Aalborg danés, un no habitual en esta clase de instancias, mientras que el otro será el Celtic de Glasgow, duro equipo escocés, pero que hoy por hoy es inferior a los de Pellegrini.

No puede decirse exactamente que tuvo suerte en el sorteo el Real Madrid. Los “merengues”, que formarán parte del grupo H, tendrán dos rivales de sumo cuidado y que pueden poner su clasificación en riesgo. Uno es la Juventus, un clásico de Europa que retorna a la elite. El otro es, ni más ni menos, que el Zenit de San Petersburgo, el campeón de la copa UEFA. Con Arshavin a la cabeza y su juego vistoso y florido, los rusos intentarán complicar a sus rivales en su primera participación en Champions. Completa el grupo un ilustre desconocido y debutante en la competición: el BATE Borisov bielorruso, quien se convirtió así en el primer equipo de su país en disputar una fase de grupos.

La Champions ya está en marcha y todos los equipos pensando en sus desplazamientos, la recepción de sus rivales y en volver a poner en funcionamiento el más atractivo campeonato de clubes que existe a nivel europeo y, probablemente, mundial. Lo estabamos esperando.