Fútbol

El Barcelona gana y se va a 12 puntos del Madrid

No fue una goleada, ni tampoco un dominio acaparador del Barcelona, pero al final los azulgranas, gracias a un gol de Eto’o y otro de Messi, ganó el partido más esperado del año. Con este resultado el Barcelona se aleja nada más y nada menos que a 12 puntos del Real Madrid, el eterno rival.

Eran muchos los que vaticinaban una goleada histórica en can Barça, muchos soñaban con repetir el 5-0 de aquel inolvidable ’94, otros únicamente querían la revancha del pasado año, pero no fue así, el Barcelona dominó pero no de la manera que se esperaba, aunque un último cuarto de hora espectacular hizo gozar a la afición de la misma manera que si de una goleada se tratara.

Los primeros minutos del Barcelona fueron de claro dominio como prácticamente toda la temporada, pero se encontró, para sorpresa de muchos, a un Madrid muy bien posicionado. El Barcelona llegaba, pero no remataba con peligro y poco a poco ese dominio se fue repartiendo para ambos equipos, con lo que al final de la primera parte tanto Barcelona como Madrid podrían haber marcado algún gol.

La segunda parte estuvo muy igualada, el Barcelona empujaba y empujaba pero no llegaba con demasiado peligro. En cambio las contras del Madrid eran muy peligrosas y prueba de ello fueron el par de ocasiones que tuvo el equipo blanco que dejó a más de un aficionado culé taquicardico.

En el minuto 70 una internada por el centro del área de Busquets acabó con un empujón dentro del área que el árbitro no dudó en señalar como penalti. Eto’o fue el encargado de lanzar la pena máxima, pero el camerunés erró el lanzamiento, o mejor dicho, el discutido Casillas realizó un paradon, que a muchos hizo recordar el San Iker de la Eurocopa.

Tras el penalti fallado hubo diez minutos de desconcierto en el conjunto azulgrana que bien los pudo aprovechar el Madrid para marcar un gol que hubiese sido la estocada al partido. Pero el Madrid tiene este año una falta de gol muy importante y en el par de ocasiones claras que tuvo no las supo aprovechar.

De ahí en adelante, sólo existió el Barça, un continúo ataque y gol sobre la portería blanca que acabó como tenía que acabar con gol azulgrana. El tanto lo marcó Eto’o y de esa manera se resarció del penalti fallado. La gradería explotó de entusiasmo, pero todavía quedaría la traca final, que ni tan siquiera la lluvia pudo apagar, Messi en el tiempo añadido marcaría en una contra el definitivo 2-0.

Esta claro que queda muchísima temporada por delante, pero 12 puntos de ventaja es casi una diferencia insalvable.