Fútbol

El Anorthosis, cerca del milagro frente al Inter

Beqay, Georgiou, Katsavakis, Konstantinou, Leiwakabessy, Dobrasinovic, Paulo Costa, Panagi, Bardon, Ocokoljic, Laban, Taher, Frousos y Skopelitis. ¿A alguno de ustedes, lectores, les dice algo cualquiera de esos nombres? Lo más probable es que no.

Podría ser la nómina de un equipo del este europeo, de Grecia o vaya a saber uno de donde, pero jamás uno apostaría que esos catorce jugadores fueron los responsables de poner a un equipo chipriota, el modesto Anorthosis, con serias oportunidades de conseguir el pasaje a octavos de final de la Champions League. Y mucho menos que consiguieron empatarle a 3 al mismísimo Internazionale de Milan de José Mourinho. Pero así fue.

Sin contar con los que acaso son sus dos jugadores de mayor renombre (Savio y Traianos Dellas), los hombres comandados por el georgiano Temuri Ketsbaia (aquel interior diestro del Newcastle, entre otros) supieron hacer lo suficientemente bien las cosas como para lograr quedarse con un punto en su estadio de Lárnaca frente al Inter. Y hasta incluso pudieron llegar a derrotarlo.

El partido comenzó con los de Mourinho al frente en el marcador, gracias a un tanto de ese portento físico, con musculatura africana y educación italiana llamado Mario Ballotelli. Pero prontamente se encargaría Bardon de igualar las acciones. Y cuando el primer tiempo se iba muriendo llegarían dos acciones que le pondrían más emoción al partido. Primero Materazzi adelantaba a los neroazzurri, pero Panagi se encargaba de igualar la contienda y dejar el partido con un 2-2.

Ahora si, en la segunda mitad fueron los chipriotas de Famagusta quienes tomaron la delantera en las acciones. Corría el minuto 50 cuando Frousos conseguía desnivelar el marcador y hacer delirar a todos los aficionados de la isla. Pero Julio Cruz sentenciaba a 10 del final el 3-3. No cualquiera se puede dar el lujo de anotarle por triplicado a un conjunto comandado por Mou. Pero sí los modestos chipriotas, que sueñan en grande. Es que con derrotar al Werder Bremen de local (empataron en cero en Alemania) y esperar un pinchazo del Panathinaikos en Milan estarán en los octavos de final de la Champions League. ¿Quién lo hubiese dicho?