Fútbol

El Alavés desciende a Segunda B

Parece mentira escuchar que el Deportivo Alavés jugará la próxima temporada en la categoría de bronce del fútbol español, mientras hace menos de 10 años era todo un finalista de Copa UEFA. Pero así es el balompié, sobre todo con los equipos que no han logrado mantener nunca una posición hegemónica. El fútbol es cíclico para ellos, cumpliendo períodos de bonanza y castigando con dureza en los de miseria. Hoy por hoy, la realidad indica que, tras la derrota en el Carlos Belmonte contra el Albacete, el equipo vitoriano ya es parte de la Segunda B.

Eran realmente pocas, poquísimas, las opciones que tenía el Alavés de permanecer en Segunda división. Es que necesitaba una caída estrepitosa por parte de Las Palmas (que terminó igualando en dos con el Levante) y, además, precisaba de una goleada categórica en terrenos manchegos, donde finalmente el Albacete terminó derrotándolo por 1-0. De esa forma, los vitorianos dicen adiós a la división de plata del fútbol español irremediablemente.

Haciendo una breve cronología de la vida deportiva del Alavés, hay que remontarse a la década del 90 para empezar a comprender su resurrección y, sobre todo, al año 2001, donde jugadores como Javi Moreno, Cosmin Contra, Ivan Tomic, Jordi Cruyff o Dan Eggen terminaron por llevar al equipo a toda una finalísima de Copa UEFA. Allí cayeron por 5-4 contra el Liverpool en la prórroga, ahogando así el sueño de campeón que tenía el conjunto vitoriano. Fue la final más recordada de la historia de la competición.

Pero de allí en más llegarían momentos de debacle. De jugar la final de UEFA, a las pocas temporadas ya estaría inmerso en Segunda. El siniestro personaje de Dmitry Piterman, un excéntrico empresario ucraniano, terminó por hundir al club con sus malos manejos. Sus consecuencias se están pagando a día de hoy, donde el equipo ha perdido la categoría y lejos está de aquel pasado en donde acarició la gloria.