General

Ejercicios de musculación no convencionales para hacer en casa

Estiramientos

Asociar el entrenamiento de calidad a un ritmo de trabajo rápido, con descansos cortos entre series y cargas algo menores con gran concentración en el músculo involucrado, es un error. No solo hay que respetar los tiempos de descanso mientras haces los ejercicios, también es conveniente tomarse algún día de descanso y no machacarse los siete días de la semana en el gimnasio.

No solo es cuestión de falta de tiempo, tan necesario es entrenar como descansar. Puedes aprovechar los días que estés en casa y no tengas al alcance las máquinas del gimnasio para estirar bien los músculos, algo que beneficiará sin duda a una mayor musculación de tu cuerpo. El estiramiento desempeña un papel fundamental en el crecimiento del músculo. Si no lo crees, imagina una funda de cojín arrugada. Será muy difícil meter el cojín dentro de la funda. Para encajar bien el cojín, deberemos ampliar el tamaño de la funda, estirándola y tensándola. Así, se amplía el espacio para llenar.

Algo similar sucede con la musculación. El día a día nos lleva a ir encogiéndonos, por lo que debes dar a tus músculos más espacio para crecer. Además de las ventajas obvias de la flexibilidad, puede tener un efecto increíble en el tamaño de tus músculos y la capacidad adicional de estos para crecer.

Multipower Professional, empresa especializada en estrategias nutricionales para conseguir los objetivos de los deportistas, nos recomienda los siguientes tres ejercicios para hacer en casa los días de reposo del gimnasio.

Estiramiento del brazo y hombro frontal

Tira de un brazo por sí solo, sin mover el resto del cuerpo. Con la otra mano, agarra el codo apretando el brazo extendido, alargando el músculo. Al hacerlo, mantén el torso recto. Este estiramiento afecta al deltoide y a los músculos de la parte frontal y posterior del hombro.

Alargamiento de la parte posterior del brazo y hombre

Coloca un brazo por encima de tu cabeza y dóblalo, de manera que el brazo quede a la altura de la cabeza y la mano cuelgue por tu nuca o espalda. Con el otro brazo, intenta juntar las dos manos por detrás de la espalda. Si no llegas, usa una toalla, una cuerda o simplemente una camiseta. Este ejercicio relaja los músculos del hombro y del brazo, liberando la tensión en la parte superior del cuerpo.

Extensión de la espalda con la postura del perro

Túmbate boca abajo y coloca las manos debajo de tus hombros. El centro de esta postura es la pelvis, que debe estar permanentemente en contacto con el suelo. Haciendo fuerza con tus brazos, eleva tu espalda verticalmente, estirando la columna, los hombros y los brazos. La meta del estiramiento requiere mantener la forma del cuerpo triangular que realiza un perro al intentar estirarse. Con esta postura, estiraras a la vez brazos, hombros y espalda.

Sostén cada estiramiento durante 20 o 30 segundos, y verás que la sensación de adquirir una buena elasticidad es como la de quitarse un traje de neopreno que está continuamente limitando nuestros movimientos. De esta manera, será más fácil aumentar tu masa muscular los días de ejercicios en el gimnasio.