Fútbol

Di Stéfano deja huérfano al fútbol total

Di Stéfano, símbolo del Real Madrid.

El corazón de una de una de las leyendas más grandes en la historia del fútbol mundial se paró ayer definitivamente. Alfredo Di Stéfano (Buenos Aires, 1926) falleció ayer a la edad de 88 años. Símbolo perpetuo del Real Madrid, está considerado como uno de los mejores jugadores en la historia del fútbol, junto a Pelé, Maradona y Cruyff.

El ex futbolista hispano-argentino ostentaba actualmente el cargo de Presidente de Honor del Real Madrid, aunque desde hace unas fechas permanecía alejado de cualquier actividad pública dado su delicado estado de salud. A sus 88 años recién cumplidos, Di Stéfano se ha ido, pero el mito permanecerá siempre.

El futbolista total

Su fichaje en los años 50 por el Real Madrid provocó un antes y un después en este deporte, y se le consideró el primer futbolista total, capaz de desenvolverse por cualquier zona del campo. Ayudó al Real Madrid a convertirse en el equipo que es hoy, siendo el principal protagonista de las cinco primeras Copas de Europa del club.

La historia de Di Stéfano es muy parecida a la de muchos jóvenes de aquella época en Argentina, A los 15 años dejó los estudios para dedicarse al fútbol y muy pronto destacó en River Plate, lo que le llevó a debutar con la selección argentina. Tras jugar en River fichó por el Millonarios colombiano.

Madrid y Barça rivalizaron por su fichaje

Real Madrid y FC Barcelona pujaron por su fichaje y el equipo presidido por Santiago Bernabéu es el que finalmente consigue incorporarlo a su plantilla. Muy pronto comenzó a sumar títulos con su nuevo equipo. A las Copas de Europa se le unieron ocho Ligas que confirmaron el dominio absoluto del conjunto madridista mientras “La Saeta Rubia”, como se apodaba a Di Stéfano, estuvo en el club.

Su fuerte carácter le enfrentó en 1964 al presidente Santiago Bernabéu y al entrenador Miguel Muñoz, por lo que salió del club, al que regresaría décadas más tarde, primero como entrenador, y luego como asesor y Presidente de Honor.

En 1963 fue víctima de un secuestro en Caracas, del que fue liberado después de tres días de cautiverio.

Cerró su etapa como jugador en el Espanyol de Barcelona para iniciar una brillante etapa como técnico. En 1971 conquistó la Liga con el Valencia, y en una segunda etapa en el club valenciano también logró la Recopa de Europa. En el banquillo del Real Madrid no tuvo mucha suerte, y cerró el ejercicio 82-83 con cinco subcampeonatos pero sin ningún título.