Otros Deportes

Conociendo la cancha

Hablando de hacer ejercicio después de los cuarenta, en otro post les recomendaba la caminata y en especial la práctica del golf que nos dará otras alternativas como la de hacer buenos amigos/as. A esta edad todos tenemos más conciencia de todas las cosas, en especial por el cuidado del ambiente. Es en ese contexto pues, que el cuidado y el funcionamiento de una cancha golf debería llamar nuestra atención.

Hay que saber que el cuidado del césped es primordial, el corte del mismo se hace con frecuencia y mucho más a menudo de lo que creemos. En las canchas tenemos diferentes tramos o áreas, en dónde ese corte va variando en diferentes alturas del pasto. Por ejemplo en la salida o tee, la superficie es bastante plana casi horizontal y recibe un castigo importante de parte de los palos (ni que decir cuando somos principiantes).

Esta área tiene un manejo diferencial para la temporada de verano e invierno, sobre todo en esa época es que hay que resembrar con pasto de estación por que las pasturas normales entran en letargo con el frío. En esta zona, el alto del pasto se maneja con cortes que van entre los ocho a doce milímetros de altura.

El fairway que es la zona donde la pelota aterriza después que le dimos un buen golpe, es un área que puede llegar a tener unas dos o tres hectáreas; la altura de su corte es entre los dieciséis y los diecinueve milímetros. Para la zona del green el corte de pasto se hace a unos tres con cinco a cinco milímetros. En el mantenimiento del césped, el exceso de humedad, es uno de los vectores de enfermedades, hongos y bacterias que pueden dejar un aspecto realmente desagradable y sobre todo impedir un buen juego. Otro aspecto dentro de una cancha de golf es contemplar el espacio de los árboles, y te adelanto que abordaremos el mismo en las próximas entregas.