Tenis

Codo de tenista I

Codo De Tenista I

Continuando con el tema del codo de tenista o epicondilitis es útil recordar que usualmente afecta especialmente a deportistas de alrededor de treinta años y se manifiesta mediante un fuerte dolor en la cara externa del codo que irradia frecuentemente hacia el antebrazo y la mano.

Al principio el dolor aparece durante la práctica deportiva y progresivamente, se manifestará en las actividades de la vida diaria con gestos insignificantes como por ejemplo, girar una llave, apretar una mano, sostener una botella, etc. Aquellas personas que han sufrido esta dolencia, saben de lo que hablo, mi esposa tiene un afección de este tipo y os digo que es así, en la pequeñas cosas que realizamos cotidianamente se sufre y uno se siente impotente de resolverlas dado que el dolor es fuerte.

Enfocándonos en el juego del tenis, esta patología generalmente aparece cuando realizamos un golpe de revés en forma defectuosa. A continuación compartiré algunos aspectos generales de los factores que pueden promover la aparición del codo de tenista. Como ya dijimos antes, los grupos de riesgo son jugadores de más de treinta años, principiantes o profesionales, que sostengan dieta inadecuada (en particular déficit de aporte hídrico), falta de una calentamiento antes de la actividad deportiva o entrenamiento mal conducido.

Durante el juego también existes factores que pueden llegar a constituirse en aspectos determinantes de la lesión, como por ejemplo: la concentración, el encuentro con un adversario de nivel superior, la vuelta al entrenamiento luego de un período de inactividad por vacaciones o enfermedad y el cambio de la superficie donde se practica el juego.

Otro punto a considerar son los materiales inadecuados usados en las raquetas; es importante elegir la que mejor se adapta a nosotros y no comprar aquella porque tal o cual jugador profesional usa esa marca, pues eso no quiere decir que sea la mejor para nosotros. El peso, el equilibrio, el grip, el grosor del cordaje y su tensión o el área de raqueta demasiado grande, también son aspectos que deben ser tomados en cuenta en el momento de adquirirla. No sea cosa que después tengamos que perder días de trabajo y que un momento de diversión se transforme en una pesadilla.

Junto con todo lo anterior el uso de pelotas con poca presión, no afirmarse o pararse correctamente al momento de recibir un golpe, el debido acompañamiento cuando realizamos un revés o saque y el codo tenso o la mala posición de la muñeca, también son factores que pueden llevarnos a sufrir una epicondilitis. Así que a cuidarse para poder disfrutar de una vida plena y saludable. Ya sabes: ante cualquier molestia no dejes de visitar al médico.

Imagen: flickr.com